jueves, 1 de febrero de 2018

PNL. Cómo cambiar comportamientos adquiridos (Hábitos)

En PNL es consciente todo aquello que se percibe y que se siente en el presente.
Inconsciente es todo aquello que no se tiene presente agregando los procesos vitales del cuerpo y todo lo que se podría advertir en el momento presente aunque no se lo registre. Ejemplo: respirar.

Creemos que la mayoría de nuestros comportamientos son conscientes. Sin embargo, casi todo lo que hacemos es inconsciente.
Para aprender un comportamiento, primero observamos, luego practicamos y finalmente lo transformamos en hábito.( ver entrada anterior aprendizaje)

Un hábito se refuerza con su uso y se debilita, desaparece cuando dejamos de accionar. De esta forma, el camino para cambiar un hábito requiere de un nuevo hábito en su lugar.

Para “sustituir” un hábito por otro debemos conocer su estructura. 
Todo hábito consiste en: 

Un Disparador ( estímulo, deseo) - Comportamiento - Recompensa, Disparador.

El disparador nos “recuerda” lo que queremos y pone en marcha el comportamiento para así disfrutar de la recompensa que hará que, en futuras ocasiones, cuando estemos en la misma situación, el disparador vuelva a actuar.
Así un estímulo tanto externo como interno que hace que automáticamente realicemos una conducta para disfrutar una recompensa. 

La recompensa es por naturaleza positiva (ver intención positiva) para quien acciona y refuerza la conducta activada por el estímulo o disparador. 
Es importante tener en cuenta que lo que se cambia es el comportamiento.

Para cambiar un hábito de forma eficaz hay que asegurarse que el nuevo hábito mantiene el disparador y la recompensa del hábito anterior, pero con el nuevo comportamiento que deseemos.

Si eliminamos el antiguo comportamiento y no satisfacemos la recompensa anterior, el cerebro buscará formas de satisfacerla, ya sea reforzando el comportamiento que no queremos (a lo que te resistes, persiste) o sustituyéndolo por otro que puede que no sea de nuestro agrado (dejar de fumar y empezar a comer más dulces).

Si cuidamos el diálogo interno cuando decimos  “tengo que” o “debo” (operador modal), cambiarlo por “quiero” o “puedo”, eso  llevará a la acción . 
Es importante reforzar este proceso con creencias expansivas, valores, submodalidades, metaprogramas.

La repetición, practicar la relación es  la clave. 

Disparador-Comportamiento-Recompensa.

No hay comentarios: