sábado, 6 de junio de 2009

Controlar el stress

El Dr. Deepra Chopra define el estrés como “la acumulación de presiones de la vida diaria que ponen a prueba la habilidad del individuo para enfrentarlas”.

Esta situación se ha incrementado en los últimos años ya que vivimos en sociedades cada vez más competitivas, que nos enfrenta a diario a retos que ha veces no podemos eludir.

Actualmente, las ciudades tienen un elevado grado de contaminación, donde el movimiento es caótico, donde nadie se fija en nadie. Las personas actuamos como autómatas, nos agredimos unos a otros y nos vamos perdiendo dentro de un mundo vertiginoso. Muchas veces perdemos el sentido de vida y nos mantenemos en un estado de estrés constante generándonos estados de ansiedad, impotencia, angustia y en casos extremos depresión. Esto repercutirá directamente en nuestra salud ya que el estrés provoca reacciones neuroquímicas y musculares, hay un gasto extra de energía y por lo tanto se debilita nuestro sistema inmunológico.

Trastornos emocionales, patologías físicas, insomnio, son respuestas a las presiones que vivimos a diario.

Recursos como la flexibilidad en la conducta, la toma de decisiones, estar atentos a nuestro diálogo interno, establecer prioridades, saber delegar, cuidar nuestra ecología, ser asertivos, permitirnos el disfrute, deshacernos de creencias que nos limitan, nos permitirán manejar los factores que nos provocan este estado. Cuando tomamos conciencia de la situación que nos causa estrés podríamos preguntarnos:
  • ¿Qué hago con esto?
  • ¿Me ocupo o me preocupo?
  • ¿Cómo elijo sentirme ante esta situación?
Podemos pensar que la situación en vez de convertirse en un problema es una oportunidad, de esta manera estamos quitándole dramatismo, dándonos la opción de instalar en nuestra mente pensamientos positivos.

Recuerde que siempre que esté dispuesto, su mente lo ayudará a encontrar los recursos que necesite para enfrentar los retos que se presentan a diario.La vida es valiosa, nuestro tiempo también, los problemas serán problemas en la medida que nosotros con nuestros pensamientos le demos poder.