domingo, 31 de mayo de 2009

Los cuatro acuerdos

Los cuatro acuerdos pertenecen al corazón de las enseñanzas Toltecas, enseña don Miguel Ruiz, un chamán tolteca.

Según esta tradición, todo lo que hacemos está basado en acuerdos que hemos hecho previamente. Acuerdos con nosotros mismos, con otras personas, con Dios, con la vida…

Los más importantes son los que hacemos con nosotros mismos.

En estos acuerdos nos decimos quienes somos, cómo comportarnos, qué es posible, qué es imposible.

Muchas veces hacemos acuerdos que nos limitan, que provienen del miedo, la falta de confianza, disminuyendo nuestra energía y autoestima.

Hay cuatro acuerdos, simples y poderosos que nos ayudarán a cambiar aquellos que nos provocan sufrimiento innecesario.

Estos acuerdos ofrecen un poderoso código de conducta que pueden transformar nuestras vidas llevándonos a experimentar libertad, felicidad y amor.

1.- Sea impecable con sus palabras
Hable con integridad. Diga solamente lo que quiera decir. Evite hablar contra si mismo y sobre los demás. Utilice el poder de sus palabras para avanzar en la dirección de la verdad y el amor. Toda la magia que posee se basa en sus palabras. Con una sola palabra puede cambiar o destruir una vida.

2.- No se tome nada personalmente
Los que los demás dicen o hacen es una proyección de su propia realidad, de su propio mundo. Cuando sea inmune a las opiniones y los actos de los demás, dejará de ser la víctima. La impecabilidad de sus palabras lo llevará a la libertad personal, al éxito y a la abundancia.

3.- No haga suposiciones
Encuentre la valentía para preguntar y expresar lo que realmente quiere. Comuníquese con los demás tan claramente como pueda a fin de evitar malos entendidos. Sólo con este acuerdo transformará su vida, podrá comunicarse con habilidad, y claridad.

4.- Haga siempre lo máximo que pueda
Lo máximo que pueda hacer cambiará de un momento a otro, será distinto según el momento en que se encuentre. Bajo cualquier circunstancia, haga lo máximo que pueda, de este modo evitará juzgarse, maltratarse y lamentarse.

Diariamente, en cada momento, conéctese con su corazón y envíe luz y amor a toda la vida en todas partes.


2 comentarios:

mondra723 dijo...

Hola, que buena página, siempre la encuentro muy interesante.

Mucho animo, sigue con el buen trabajo.

Saludos desde Medellín, Colombia

Gloria Z dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.