miércoles, 6 de diciembre de 2017

PNL. Autoliderazgo.



Los dos halcones

Un rey recibió como obsequio dos pequeños halcones y los entregó a uno de sus hombres para que los cuidara. A la mañana siguiente el Rey salió a su balcón y miro al cielo y solo vio a un halcón que volaba y llamo al cuidador para preguntarle que sucedía con el otro, a lo cual el cuidador respondió:
– La verdad no se lo que le pasa a ese halcón, esta sobre una rama y no quiere volar.
El rey mandó llamar a varios curanderos y sanadores, pero nadie lograba hacer volar a aquel pequeño animal.
A la mañana siguiente, vio al halcón volando agilmente por los jardines.
– ¿Cómo lo han conseguido? Traedme al autor de ese milagro, dijo el rey.
Enseguida le presentaron a un sencillo campesino.
– ¿Tú hiciste volar al halcón? ¿Cómo lo lograste? ¿Eres mago, acaso?, preguntó el rey al campesino.
Aquel hombre contestó: Alteza, lo único que hice fue cortar la rama sobre la que reposaba. El pájaro no tuvo más remedio que empezar a emplear sus alas y echar a volar.

Recuerda que un verdadero pájaro posado en un árbol no tiene miedo que la rama se rompa, porque su confianza no está en la rama sino en sus propias alas, ellas son sus recursos.

El autoliderazgo implica  reconocernos y cuidarnos.
Mejorar y profundizar la calidad de las relaciones.
Poder elegir. Tomar decisiones
Mantener una actitud positiva, de protagonista.
Adquirir conductas flexibles.
Gestionar las emociones.
Diálogo interno constructivo, orientado a la mejora permanente.
Estar abiertos al cambio. Visión personal clara.
Hacer un inventario de los talentos, centrado en las fortalezas.
Predispuestos al aprendizaje permanente.
Pensar en posibilidades ¿Qué estoy dispuesto a hacer para lograr la excelencia?
Trabajar el propósito personal. El sentido de nuestra vida. 
Diseñar estrategias que permitan pensar y comportarnos con eficacia.
Que valores guían la visión ¿Qué es realmente importante para mi en este contexto?

Para autoliderarnos es importante:


Autocomprensión       ¿Quién soy?

Autodirección               ¿A dónde quiero llegar, cómo, qué creencias 
                                             y valores me  guían?
Autocontrol                   Reconocer y manejar las emociones.       


 PENSAMIENTOS    -    COMPORTAMIENTOS    =   RESULTADOS
            +                                                 +
       EMOCIÓN                            ACCIÓN


                                

viernes, 6 de octubre de 2017

Valores y Motivación para el logro de objetivos.


Los valores son palabras abstractas cargadas de significado. Cuando se clasifican y traducen en conductas concretas, en consonancia con nuestros objetivos y compartidos con las personas que nos importan se convierten en potentes herramientas que nos guían en nuestra vida. Los valores cobran sentido con las creencias y comportamientos, nos mueven a la acción. Definen nuestra personalidad. Satisfacen una necesidad individual o colectiva.
Los valores nos dan información vital sobre nuestro mundo interno y cuál es nuestra visión. Actuamos en base a nuestros valores.
Trabajar con valores es orientarnos al motivo, al para qué hacemos lo que hacemos.
Nuestras metas son movidas por nuestros valores, expresan lo que es importante para nosotros.
En ocasiones establecemos metas y queremos alcanzarlas sin satisfacer el valor que las hace atractiva, esto puede generar descontento.

Motivación y optimismo, son uno de los requisitos imprescindibles para el logro de metas relevantes y tareas complejas.
El comportamiento motivado no depende solo del propio individuo sino también del contexto, la cultura y la calidad de las relaciones.
Esta capacidad se pone a prueba cuando surgen dificultades…, es el momento en que mantener el pensamiento orientado al logro, que las cosas irán bien, puede significar el ÉXITO o el ABANDONO.

¿Por qué la gente se comporta de una forma determinada?

Quiero = Motivo -  Conducta  -  Satisfacción -  Objetivo.


   La motivación y los valores sirven como base para:

  •       Escoger y dar propósito a una conducta.




  •       Enfocar la atención en ciertas cosas mientras ignoramos otras.





  •       Percibirse a uno mismo y a los demás.



       Tenemos necesidades emocionales que nos motivan

  •         Seguridad personal.
  •         Tener desafíos y estímulos.
  •         Sentirnos parte de algo…
  •         Sentir que crecemos, nos desarrollamos.
  •         Sentirnos útiles, que contribuimos y generamos valor.

      (lo rutinario no implica que no tiene valor)

  •       Sentir que satisfacemos las expectativas.

lunes, 4 de septiembre de 2017

Inteligencia Emocional fuente de motivación y empatía

La inteligencia emocional (IE) está orientada a desarrollar aspectos que van más allá del intelecto, centrados en la toma de conciencia y la expresión de las propias emociones, así como en la detección del estado de ánimo y de los sentimientos de los demás,  la capacidad para desarrollar una actitud empática, es decir, ponerse en el lugar de los otros.

Uno de los autores que más ha trabajado el concepto de inteligencia emocional es el psicólogo estadounidense Daniel Goleman, nacido en California en 1947.
Para Goleman la inteligencia emocional es «una forma de interactuar con el mundo que tiene muy en cuenta los sentimientos, y engloba habilidades tales como el control de los impulsos, la autoconciencia, la motivación, el entusiasmo, la perseverancia, la empatía o la agilidad mental.
Ellas configuran rasgos de carácter como la autodisciplina, la compasión o el altruismo, que resultan indispensables para una buena y creativa adaptación social».
Una persona inteligente desde el punto de vista emocional es capaz de usar sus emociones y las de las personas que le rodean para crear una línea de pensamiento y de comportamiento que le permitan conseguir sus objetivos y sus proyectos vitales. 
En su conocido libro Emotional Intelligence, publicado en 1995, Goleman desarrolla los siguientes fundamentos y principios de la inteligencia emocional.

1. Conocer las propias emociones. El primer paso y más importante de la inteligencia emocional es ser capaz de identificar o tener conciencia de las propias emociones. La persona que falla en este aspecto queda a merced de unas emociones incontroladas, lo cual es más que probable que le provoque muchos conflictos y situaciones negativas.

2. Manejar las emociones. Una vez identificadas las emociones, las personas deben tomar conciencia de las mismas, con el objeto de manejar hábilmente esos sentimientos, filtrándolos, suavizándolos si es necesario.

3. Motivarse a sí mismo. La orientación de las emociones hacia el logro de objetivos contribuye a aumentar la eficacia de las motivaciones. Por este motivo, emoción y motivación son dos sentimientos que están íntimamente relacionados y pueden retroalimentarse.

4. Reconocer las emociones de los demás. La empatía debe centralizar las relaciones con los demás. Las personas empáticas tienen una gran habilidad para sintonizar con el resto de personas, captando sus señales, aunque sean sutiles, para averiguar y hasta adelantarse a sus necesidades y anhelos.

5. Establecer relaciones. La competencia y las habilidades sociales constituyen la base para interactuar de forma asertiva con los demás, expresando nuestras ideas y puntos de vista sin molestar a los otros.

La inteligencia intrapersonal y la inteligencia interpersonal

Podemos distinguir dos tipos de inteligencia que salen del tronco común de la inteligencia emocional:

– La inteligencia emocional intrapersonal.
– La inteligencia emocional interpersonal.

Inteligencia intrapersonal

Hace referencia al autoconocimiento y se orienta hacia finalidades básicas del tipo:

Conocerse a uno mismo.

Aceptarse en base a nuestras posibilidades.

Definir nuestros propios objetivos y valores.

Orientar nuestro comportamiento hacia su cumplimiento.

Buscar activamente nuestra felicidad.

Ser capaces de demostrar las gratificaciones.

Tratar de ver con realismo y veracidad cómo somos y lo que de verdad queremos.

Establecer prioridades personales.

Aprender a respetar nuestras emociones y sentimientos.


Inteligencia interpersonal

Se orienta hacia el conocimiento de los demás y las relaciones que establecemos con ellos. Las personas con inteligencia interpersonal utilizan la empatía como principio básico, demostrando una gran habilidad para:

Valorar el impacto que pueden tener nuestras emociones, y las acciones derivadas de éstas, en los demás.

Ayudar al resto de personas a experimentar emociones positivas.

Establecer relaciones sociales que les ayuden a lograr sus propias metas.

Reducir las emociones negativas que pueden ser fuente de conflictos.

La inteligencia interpersonal es la capacidad de entender a otras personas, interactuar con ellos y entablar empatía.

Poseer inteligencia interpersonal significa poder discernir, y comprender qué le sucede a otra persona en determinado contexto, actuando de manera apropiada en relación con los estados de ánimo, las conductas y los deseos del resto.

Lo más importante al momento de tomar decisiones es el estado emocional en el que nos encontramos.

La clave de la IE está en provocar un estado interno que favorezca la creatividad, la motivación, el estado pleno de recursos.

miércoles, 12 de julio de 2017

Los comportamientos responden a una intención o propósito útil


INTENCIÓN POSITIVA


Todas las conductas, comportamientos o síntomas, en algún nivel, tienen una intención o propósito útil o lo han tenido en algún momento.

Esta presuposición, postulado de la PNL ayuda a lograr mayor contacto con nuestros aspectos y por lo tanto con la totalidad de nuestro ser.
Encontrar el propósito permite resignificar problemas y limitaciones generando recursos que actúan de base para el cambio.

Ninguna conducta o comportamiento es significativa fuera del contexto en el cual se lleva a efecto y fuera del contexto de la esfera que evoca.
Cualquier comportamiento, acción, conducta o respuesta puede servir como recurso o como limitante dependiendo de cómo se integra o ajusta al resto del sistema.

Las personas toman las mejores opciones dadas sus posibilidades y capacidades que perciben como disponibles a partir de su modelo del mundo.

A veces la resistencia al cambio se produce porque intentamos sustituir un comportamiento por otro que no mantiene esa intención.
Mantener la intención positiva en la nueva conducta garantizará el éxito del cambio. 

Propongo un ejercicio para encontrar la intención positiva de un comportamiento que desee cambiar:

Piense un comportamiento que desee cambiar y le hace preguntas hasta encontrar para qué lo hace.


¿Para qué le sirve aún este comportamiento?

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

¿Qué objetivo o propósito tiene el comportamiento?

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

¿Qué siente cuando se comporta de esa manera?

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………


¿Cree que cuando comenzó este comportamiento le resultó útil?

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

¿Lo cuida o le avisa algo?

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………


¿Cuál es la intención positiva que tiene para usted este comportamiento?

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….


jueves, 29 de junio de 2017

LA EXPERIENCIA DESDE LA PNL. MAPAS Y FILTROS




Nuestros mapas del mundo pueden ser contrastados con nuestra experiencia del mismo. «Experiencia» se refiere aquí al proceso de experimentar, sentir y percibir tanto el mundo que nos rodea como nuestras reacciones ante él.
Nuestra «experiencia» de una puesta de sol, de una discusión o de unas vacaciones está directamente relacionada con nuestra percepción personal de estos acontecimientos, así como con nuestra participación en los mismos.
Según la PNL, nuestras experiencias se construyen a partir de la información sobre el medio externo que recibimos a través de los órganos sensoriales, junto con los recuerdos, las fantasías, las sensaciones y las emociones asociadas que emergen de nuestro propio interior.


Utilizamos también el término «experiencia» para referirnos al conocimiento acumulado a lo largo de nuestra vida. Toda la información que nos llega por medio de los sentidos es constantemente codificada o envuelta en conocimiento precedente. De este modo, nuestra experiencia constituye la materia prima a partir de la cual creamos nuestros propios mapas o modelos del mundo.


Experiencia sensorial se refiere a la información recibida a través de los órganos sensoriales (ojos, oídos, piel, nariz y boca), así como al conocimiento del mundo externo derivado de esta información. 

Los órganos sensoriales constituyen las facultades por las que los humanos y otros animales perciben el mundo que les rodea. Cada canal sensorial actúa como un filtro que responde a un rango determinado de estímulos (ondas luminosas, ondas sonoras, contacto físico, etc.), que variará según la especie de que se trate.

 A modo de primera interfaz con el mundo que nos rodea, los sentidos constituyen nuestras «ventanas al mundo». Toda la información de la que disponemos acerca de nuestra existencia física procede de estas ventanas sensoriales. 

Por esta razón la PNL valora en extremo la experiencia sensorial y la considera como la fuente primordial de todo nuestro conocimiento acerca del medio externo, así como la materia prima fundamental para la construcción de nuestros modelos del mundo. El aprendizaje, la comunicación y el modelado eficaces hunden por igual sus raíces en la experiencia sensorial.
Además de la experiencia procedente de los sentidos, los humanos tenemos también una red interna de información y conocimiento, construida a partir de experiencias generadas internamente, tales como los «pensamientos», las «creencias», los «valores» y el sentido de «sí mismo». Esta red interna de conocimiento genera otra serie de filtros «internos» que enfocan y dirigen nuestros sentidos y que actúan asimismo para eliminar, distorsionar y generalizar los datos recibidos a través de ellos.


La experiencia sensorial constituye el medio principal por el que obtenemos información nueva acerca de la realidad, y con la enriquecemos nuestro particular mapa del mundo. A menudo, el conocimiento previo existente actúa a modo de filtro para la experiencia sensorial nueva, valiosa en potencia. Una de las misiones de la PNL consiste precisamente en ayudar a las personas a enriquecer la cantidad de experiencia sensorial que son capaces de recibir.



De hecho, la mayoría de técnicas de PNL se basan en habilidades de observación enfocadas a tratar de maximizar nuestra experiencia sensorial directa de cada situación.
Según el modelo de la PNL, el cambio eficaz proviene de la capacidad para «recuperar el sentido». Para lograrlo, necesitamos aprender antes a dejar caer nuestros filtros internos y obtener una experiencia sensorial directa del mundo que nos rodea. 
Una de las habilidades básicas más importantes de la PNL consiste en alcanzar el estado de «alerta». Se trata de un estado en el que la conciencia sensorial del individuo está concentrada en el medio externo, en el «aquí y ahora». El estado de alerta, junto con el aumento de experiencia sensorial que le acompaña, nos ayuda a percibir y disfrutar con mayor plenitud la vida y las abundantes oportunidades de aprendizaje que nos rodean.
Así pues, nuestra «experiencia» de algo puede ser contrastada con los «mapas», las «teorías» o las «descripciones» acerca de esa experiencia.



Del libro EL PODER DE LA PALABRA
Robert Dilts

viernes, 28 de abril de 2017

Los Estados Internos y la Congruencia

Las representaciones internas son los pensamientos y el modo de pensar.
La fisiología es la postura corporal, movimientos, respiración, tensión muscular.
Las representaciones internas y la fisiología dan lugar a los Estados internos.
Los estados internos, estados emocionales. Son el combustible que pone en funcionamiento la maquinaria para producir conductas.
Las conductas son verbales y corporales.
Las modificaciones en los pensamientos y en la fisiología producen cambios en los estados internos.
Los cambios en los estados internos producen cambios en las conductas.
Los estados internos se producen a través de una retroalimentación entre las representaciones internas, la fisiología y la conducta.
Un cambio en cualquiera de estos tres elementos generará un cambio en el estado interno.
Al cambiar la postura corporal y los pensamientos se modificarán los estados internos y las conductas externas.
Al cambiar las conductas se producirá una relación diferente con las personas.



                                    REPRESENTACIONES INTERNAS

      DETECTAR                         ESTADO    INTERNO                       CONDUCTA

                                          FISIOLOGIA


Representaciones Internas (RI): lo que pensamos y cómo lo pensamos
Fisiología (F): postura, movimiento, respiración, bioquímica, energía nerviosa, tensión muscular.
Las RI y la F dan lugar a los estados internos (EI)
EI: Capacidades, emociones, potencialidades
Se pueden realizar cambios en nuestra experiencia modificando nuestras representaciones, esta capacidad de cambio, flexibilizando nuestro comportamiento, genera cambios en nuestros estados internos provocando una gran capacidad de elección y control.
El chequeo ecológico es importante ya que nos permite conectarnos con aquello que realmente queremos, los recursos para lograrlo manteniendo el equilibrio interno y el del entorno.

La PNL trabaja para lograr la congruencia interna, la conciencia del yo, mejorar las relaciones interpersonales y nuestras conversaciones internas, cambiando creencias y fijando metas enriquecedoras. Nuestras creencias, valores, estilos de elección, información y nuestros estados internos deben estar en armonía. El estado interno es de bienestar.

Somos congruentes cuando el lenguaje verbal y el corporal (gestos, tono de voz, respiración, postura ) están alineados.

domingo, 2 de abril de 2017

Comunicación “El valor de la palabra”.


                            

“En el principio existía la Palabra”: todos conocemos esta frase de la Biblia. Lo más interesante es que no se compara a Dios con una figura, con un efecto de la naturaleza, sino con una expresión gramatical. En mi oficio de escritor estoy obligado a concentrarme en la importancia de las palabras, pero creo que todo ser humano debe siempre prestar atención a lo que dice y a lo que oye.

Tenemos que compartir. Aunque conozcamos la información, es importante no dejarse llevar por el pensamiento egoísta de llegar solo al fin de la jornada.
Quien hace esto descubre un paraíso vacío, sin ningún interés especial, y pronto se morirá de aburrimiento.
No podemos coger las luces que iluminan el camino y cargar con ellas a cuestas. Si actuamos así, llenaremos nuestras mochilas con linternas y tendremos que deshacernos del alimento que nos da fuerza para seguir adelante: el amor.

Tenemos que recibir estímulo, consejos. Pero a veces, por inseguridad, interrumpimos una conversación en la mitad, por miedo de mostrar a nuestro interlocutor que desconocemos aquel asunto. ¿Cuál es el problema de aprender? ¿Por qué nos sentimos humillados cuando alguien toca un tema que desconocemos? Nadie tiene la obligación de saberlo todo. Dijo Albert Einstein: “Cien veces al día me acuerdo de que mi vida interior y la exterior dependen del trabajo que otros hombres están haciendo ahora. Por eso tengo que esforzarme para devolver por lo menos una parte de esta generosidad, y no puedo dejar ni un momento vacío”.


Y mientras no se invente un nuevo proceso de comunicación más directo que la palabra, tendremos que contentarnos con ella, aunque a veces sea demasiado pobre para describir lo que sentimos.


Conozco a personas que no dan importancia a las palabras. Pero conozco también a personas que temen a las palabras.
Sí, es verdad que a veces decimos: “¡Anda!, hace tiempo que no discuto con fulanito” o “nunca he tenido una gripe”. De repente, al día siguiente, cogemos una gripe o discutimos con fulanito.
Entonces concluimos: trae mala suerte comentar las cosas buenas que nos suceden.
Nada de eso. En verdad, antes de cualquier problema, el Alma del Mundo nos muestra cuánto tiempo estuvimos sin enojarnos con determinada cosa. 

Nos quiere decir lo generosa que ha sido la vida hasta ese momento, y lo seguirá siendo, si superamos con coraje el obstáculo. Habla. Dialoga. Participa. 
Nada hay más despreciable que el “observador” acomodado y cobarde. 

Tu valor al expresar opiniones te ayudará a crecer en cualquier dificultad. Habla de las cosas buenas de tu vida a todo el que quiera oír: el Alma del Mundo necesita mucho de tu alegría, y Dios se alegrará al ver tu sonrisa. Habla de los momentos difíciles que puedes estar viviendo: da una oportunidad a los demás para que te den lo que necesitas, aunque sea tan solo una palabra de apoyo.
La palabra es poder. Las palabras transforman el mundo y al hombre. Los vencedores hablan con orgullo de los milagros de sus vidas. 
Cuanta más energía positiva haya a tu alrededor, más energía positiva atraerás, y más se alegrarán los que bien te quieren. En cuanto a los envidiosos, a los derrotados, estos solo podrán hacerte daño si tú les das ese poder.
“Mi baile, mi bebida y mi canto son el lecho donde reposará mi alma cuando vuelva al mundo de los espíritus”, dijo un sabio indonesio. 
Por lo tanto, usa verbos, sujetos, predicados, y canta tus alegrías y penas, pero canta todos los días de tu vida.

Cuento de Pablo Coelho