viernes, 28 de abril de 2017

Los Estados Internos y la Congruencia

Las representaciones internas son los pensamientos y el modo de pensar.
La fisiología es la postura corporal, movimientos, respiración, tensión muscular.
Las representaciones internas y la fisiología dan lugar a los Estados internos.
Los estados internos, estados emocionales. Son el combustible que pone en funcionamiento la maquinaria para producir conductas.
Las conductas son verbales y corporales.
Las modificaciones en los pensamientos y en la fisiología producen cambios en los estados internos.
Los cambios en los estados internos producen cambios en las conductas.
Los estados internos se producen a través de una retroalimentación entre las representaciones internas, la fisiología y la conducta.
Un cambio en cualquiera de estos tres elementos generará un cambio en el estado interno.
Al cambiar la postura corporal y los pensamientos se modificarán los estados internos y las conductas externas.
Al cambiar las conductas se producirá una relación diferente con las personas.



                                    REPRESENTACIONES INTERNAS

      DETECTAR                         ESTADO    INTERNO                       CONDUCTA

                                          FISIOLOGIA


Representaciones Internas (RI): lo que pensamos y cómo lo pensamos
Fisiología (F): postura, movimiento, respiración, bioquímica, energía nerviosa, tensión muscular.
Las RI y la F dan lugar a los estados internos (EI)
EI: Capacidades, emociones, potencialidades
Se pueden realizar cambios en nuestra experiencia modificando nuestras representaciones, esta capacidad de cambio, flexibilizando nuestro comportamiento, genera cambios en nuestros estados internos provocando una gran capacidad de elección y control.
El chequeo ecológico es importante ya que nos permite conectarnos con aquello que realmente queremos, los recursos para lograrlo manteniendo el equilibrio interno y el del entorno.

La PNL trabaja para lograr la congruencia interna, la conciencia del yo, mejorar las relaciones interpersonales y nuestras conversaciones internas, cambiando creencias y fijando metas enriquecedoras. Nuestras creencias, valores, estilos de elección, información y nuestros estados internos deben estar en armonía. El estado interno es de bienestar.

Somos congruentes cuando el lenguaje verbal y el corporal (gestos, tono de voz, respiración, postura ) están alineados.

domingo, 2 de abril de 2017

Comunicación “El valor de la palabra”.


                            

“En el principio existía la Palabra”: todos conocemos esta frase de la Biblia. Lo más interesante es que no se compara a Dios con una figura, con un efecto de la naturaleza, sino con una expresión gramatical. En mi oficio de escritor estoy obligado a concentrarme en la importancia de las palabras, pero creo que todo ser humano debe siempre prestar atención a lo que dice y a lo que oye.

Tenemos que compartir. Aunque conozcamos la información, es importante no dejarse llevar por el pensamiento egoísta de llegar solo al fin de la jornada.
Quien hace esto descubre un paraíso vacío, sin ningún interés especial, y pronto se morirá de aburrimiento.
No podemos coger las luces que iluminan el camino y cargar con ellas a cuestas. Si actuamos así, llenaremos nuestras mochilas con linternas y tendremos que deshacernos del alimento que nos da fuerza para seguir adelante: el amor.

Tenemos que recibir estímulo, consejos. Pero a veces, por inseguridad, interrumpimos una conversación en la mitad, por miedo de mostrar a nuestro interlocutor que desconocemos aquel asunto. ¿Cuál es el problema de aprender? ¿Por qué nos sentimos humillados cuando alguien toca un tema que desconocemos? Nadie tiene la obligación de saberlo todo. Dijo Albert Einstein: “Cien veces al día me acuerdo de que mi vida interior y la exterior dependen del trabajo que otros hombres están haciendo ahora. Por eso tengo que esforzarme para devolver por lo menos una parte de esta generosidad, y no puedo dejar ni un momento vacío”.


Y mientras no se invente un nuevo proceso de comunicación más directo que la palabra, tendremos que contentarnos con ella, aunque a veces sea demasiado pobre para describir lo que sentimos.


Conozco a personas que no dan importancia a las palabras. Pero conozco también a personas que temen a las palabras.
Sí, es verdad que a veces decimos: “¡Anda!, hace tiempo que no discuto con fulanito” o “nunca he tenido una gripe”. De repente, al día siguiente, cogemos una gripe o discutimos con fulanito.
Entonces concluimos: trae mala suerte comentar las cosas buenas que nos suceden.
Nada de eso. En verdad, antes de cualquier problema, el Alma del Mundo nos muestra cuánto tiempo estuvimos sin enojarnos con determinada cosa. 

Nos quiere decir lo generosa que ha sido la vida hasta ese momento, y lo seguirá siendo, si superamos con coraje el obstáculo. Habla. Dialoga. Participa. 
Nada hay más despreciable que el “observador” acomodado y cobarde. 

Tu valor al expresar opiniones te ayudará a crecer en cualquier dificultad. Habla de las cosas buenas de tu vida a todo el que quiera oír: el Alma del Mundo necesita mucho de tu alegría, y Dios se alegrará al ver tu sonrisa. Habla de los momentos difíciles que puedes estar viviendo: da una oportunidad a los demás para que te den lo que necesitas, aunque sea tan solo una palabra de apoyo.
La palabra es poder. Las palabras transforman el mundo y al hombre. Los vencedores hablan con orgullo de los milagros de sus vidas. 
Cuanta más energía positiva haya a tu alrededor, más energía positiva atraerás, y más se alegrarán los que bien te quieren. En cuanto a los envidiosos, a los derrotados, estos solo podrán hacerte daño si tú les das ese poder.
“Mi baile, mi bebida y mi canto son el lecho donde reposará mi alma cuando vuelva al mundo de los espíritus”, dijo un sabio indonesio. 
Por lo tanto, usa verbos, sujetos, predicados, y canta tus alegrías y penas, pero canta todos los días de tu vida.

Cuento de Pablo Coelho

viernes, 17 de marzo de 2017

PNL. Creencias para liderar



¿Cree que estas creencias son congruentes a sus principios internos?

¿Cree que son importantes para implementar en su área profesional y laboral?

¿Cómo piensa que impactarán en la comunicación interpersonal?


Puedo alcanzar y lograr mis objetivos: Son posibles.


Dispongo de todos los recursos que necesito o los puedo obtener.


Los demás también disponen de los recursos que necesitan
o los pueden conseguir.


Soy digno de confianza.

Los demás también lo son.
(A menos que tenga pruebas que lo contradiga).



 Cada cual hace lo mejor que puede de acuerdo a las circunstancias en las que se encuentra.


Todos podemos resolver problemas.
Todos podemos aportar soluciones.


La excelencia es el privilegio que
tenemos quienes nos hemos comprometido con la vida.


 La comprensión viene de la acción.


        El aprendizaje continuo nos hace crecer permanentemente.


 Es importante fijarse metas orientadas a la excelencia personal, por lo que es deseable comunicar las expectativas en forma clara y solicitando feedback manteniendo la iniciativa, la innovación, la flexibilidad.


 Formar parte de un equipo es estar ahí para apoyarnos unos a otros, sumar excelencias y satisfacer las necesidades propias
 y del conjunto.
Al trabajar de esta manera logramos los objetivos propuestos y profundizamos la conciencia de equipo.


Cuando crecemos en un equipo, mejoramos el entorno y la comunidad en que vivimos y nos desarrollamos.


miércoles, 8 de marzo de 2017

PNL. El aprendizaje.




Etapas del aprendizaje

Pensar en el aprendizaje como un proceso nos permiten comprender como nuestro cerebro necesita tiempo para aprender, consolidar la información teórica en la memoria y luego la necesidad de aplicar los conocimientos.
La atención, las emociones y la memoria a largo plazo se van relacionando en este proceso. 
Para nuestro cerebro el aprendizaje está relacionado con la supervivencia, capacidad que le ha permitido a los seres humanos guardar modos de defenderse, alimentarse, detectar peligros.
Así la capacidad de aprender entendida como un proceso dinámico afecta el comportamiento. 

Sin darnos cuenta cada día nuestro cerebro está absorbiendo nueva información (aprendizaje implícito no sabemos cómo y dónde lo aprendimos, automático, inconsciente)
También somos nosotros quienes decidimos y planeamos realizar aprendizajes para satisfacer una necesidad, hay intención (aprendizaje explícito, sabemos cómo y dónde es voluntario, consciente)
Cada vez que un individuo o grupo transite el camino de un nuevo aprendizaje recorrerá diferentes etapas, que demandan un tiempo para su consolidación.
Esto es importante para comprender las instancias que se deben enfrentar durante los procesos de aprendizaje y cambio donde gracias a la plasticidad del cerebro se producen nuevas conexiones (sinapsis) neuronales.


El proceso de aprendizaje se desarrolla en cuatro etapas.





1. Incompetencia Inconsciente

No soy competente y no soy consciente de que no sé. No sé qué no sé.


2. Incompetencia Consciente

Estoy atento a todo y soy consciente que aún no sé. Yo sé que no sé.


3. Competencia Consciente

Soy competente aunque todavía soy consciente de lo que hago. Ya sé que sé.


4. Competencia Inconsciente

Ya soy competente. Transformo en hábito lo aprendido. Lo hago sin prestar atención a cómo lo hago. No sé que sé.


Transformamos los aprendizajes en hábitos o comportamientos inconscientes para seguir aprendiendo cosas nuevas.
Hay hábitos que fueron de utilidad en algún momento y ahora son inútiles.
Es difícil cambiarlos ya que se disparan inconscientemente.
Si aprendemos nuevas conductas tendremos otras opciones.
Podemos ir del paso 4 al paso 2 para desaprenderlos.
Al describir cómo hacemos lo que hacemos, podemos desglosarlo conscientemente y así cambiar la estructura que lo sustenta.


                          




viernes, 24 de febrero de 2017

Herramientas de PNL para el desarrollo personal


Herramientas de PNL. Las anclas

Un ancla es cualquier estímulo, un disparador que evoca una respuesta específica, asociados a un estado emocional y puede ser fijada en cualquiera de las modalidades perceptivas, sentidos.

Las anclan ocurren en forma de lenguaje, toques físicos o acciones, señales específicas o sonidos distintivos (fotos, publicidades, canciones, sensaciones corporales, olores,  sabores)Pueden ser inconscientes o fijadas deliberadamente activando un gatillo para acceder al estado deseado.
Hay anclajes a estados placenteros o a experiencias displacenteras (situaciones traumáticas, recuerdos desagradables).
Pueden surgir internamente como palabras que disparan el diálogo interno, imaginación, sensación.
Las palabras son probablemente la forma más común de anclas, ya que disparan asociaciones. 

Para instalar un ancla efectiva tiene que ser:

-Única y específica de otro modo el condicionamiento no ocurrirá.
-Ser fijada en el máximo pico de asociación con el estímulo a instalar.
-Revisarla frecuentemente para que no disminuya su efecto.


Te propongo una dinámica para recuperar tus estados emocionales placenteros orientados al crecimiento y al bienestar personal cuando y donde quieras.

Fijando un ancla a un estado placentero.

Busca un lugar tranquilo y sin interrupciones, dispone del tiempo necesario.

Recuerda un momento en el que experimentaste una emoción intensamente placentera y que te gustaría evocar en el futuro cada vez que lo necesites.

Elije un ancla que puedas utilizar , simple , segura, discreta . (Ej toque en la palma de la mano).

Recrea la experiencia de la forma más completa posible, prestando atención a los detalles, mirando lo que viste (formas ,colores , tamaño), escuchando lo que escuchaste (voces, sonidos) y sintiendo lo que sentiste.

Intensifica el sentimiento, observando la dirección en que se está moviendo y hazlo girar más rápido, los colores, voces. Acerca la imagen lo más cerca posible.

Mientras ese sentimiento llega al máximo firmemente activa el ancla elegida previamente, retira el toque cuando sientas que disminuye el sentimiento.

Haz un estado interruptor, cambia la posición.

Repite el estímulo chequeando si se activa el sentimiento tantas veces como sea necesario.

Activa tu ancla regularmente y disfruta su efectividad. Es un gran recurso que brinda la PNL!!!!! 






martes, 10 de enero de 2017

Emociones adecuadas para una vida más equilibrada

La ecología emocional

El término Ecología Emocional (EE) surge del trabajo de investigación realizado por los investigadores Marcé Conanglia y Jaume Soler que construyeron una categoría tan necesaria como transformadora “Hemos adaptado los conceptos sobre la ecología al mundo de las emociones para que ayuden a explicarlas mejor. Así hablamos de energías emocionalmente ecológicas, reciclar emociones, clima emocional, contaminación emocional, contagio emocional, espacios emocionales protegidos”
Definen la ecología emocional como el arte de gestionar las emociones canalizando y dirigiendo creativamente su energía. Es un trabajo en equipo mente-emoción. El concepto “eco” hace referencia a la importancia de que ambas vertientes trabajan en forma integrada, en armonía, de forma sostenible, integrada y equilibrada para que nos mueva a efectuar acciones de mejora en nuestra persona y en los sistemas humanos y sociales en los que interactuamos.
La EE incluye dos valores esenciales: la responsabilidad y la conciencia del impacto emocional global.
Los investigadores recuerdan que como la naturaleza funcionamos en ciclos de vida y muerte, de calma y quietud, de reflexión y acción, de descanso y trabajo donde la afectividad y la inteligencia deben aprender a trabajar en equipo.

Las herramientas de la EE

La responsabilidad sobre nuestra propia vida, hacernos cargo de las decisiones, pensar, analizar, reflexionar. Somos responsables de aquello hacemos con lo que sentimos.

La libertad de elección en cada una de nuestras acciones en todas las área de vida (familiar, vocacional, laboral, profesional, social, comunitaria) lleva a que cada acción se convierta en una construcción personal única.
Respeto por los propios tiempos para recuperar el valor de la pausa y silencio interior como también el diálogo interno constructivo.

Discernir. Aprender de las experiencias. Que aspectos de nuestra conducta podemos cambiar y cuales mantener. Cuando no logramos discernir entre lo importante y lo urgente, los imponderables, cuando buscamos resultados rápidos, inmediatos con poco compromiso personal aparece la intolerancia, la ansiedad, la inadaptación con el consiguiente efecto emocional. 

Aceptar los cambios, vivirlos como un proceso natural nos permitirá lograr los resultados deseados.

Las emociones no son ni buenas ni malas, positivas o negativas. Todas cumplen una función. Lo importante es como se gestionan. Escogemos nuestra actitud y nuestra conducta. Agregamos valor y calidad a nuestra vida.

Propongo un ejercicio para seleccionar la emoción más ecológica ante una situación donde el comportamiento y emoción no fueron los adecuados.

Piense y reflexione:

¿Qué le pasó? (piense en una situación)
¿Qué experimentó?
¿Qué quiso hacer?
¿Qué lo llevó a actuar de ese modo?
¿Cómo hubiera preferido actuar y sentirse?
¿Qué emoción hubiera preferido sentir? Especifíquela.
¿Qué comportamientos hubiesen acompañado esta nueva emoción?
¿Cómo hubiera actuado en aquella situación utilizando la emoción adecuada? Descríbala.
Imagine el futuro manteniendo esta emoción seleccionada, como afectará su comportamiento y como repercutirá en sus relaciones con el entorno.