lunes, 14 de septiembre de 2015

LA MENTE HOLOGRÁFICA

¿DÓNDE ESTA LA MENTE?

Esta pregunta ha sido contestada a lo largo del tiempo de muy variadas formas.
Durante siglos, los seres humanos buscaron la mente dentro de la cabeza porque sabían que allí estaba el cerebro.

Esta idea parecía indiscutible, pues es dentro de la cabeza donde escuchamos la “voz del pensamiento”. 
Sin embargo, observamos que las personas, al comunicarse, requieren de ciertas distancias o realizan gestos con las manos, señalando y “tocando” lugares en el espacio que los rodea. Esto nos dio la pauta de que la mente necesita desplegarse fuera del cuerpo, en un espacio virtual que lo rodea y que, a la manera de un holograma, coexiste con el espacio real.

La mente organiza la información que recibe del territorio en campos de representación virtuales y los ordena en ciertas ubicaciones específicas del espacio que rodea el cuerpo de acuerdo a ciertas distinciones básicas, mediante las cuales las personas construyen su experiencia del mundo.

El Holograma Mental es la matriz virtual tridimensional donde la mente representa imágenes, sonidos y sensaciones análogas.



Existe una inteligencia metasensorial que organiza el pensamiento en campos de representación virtual y los ordena en ubicaciones específicas del espacio peri-corporal otorgándoles sentido
de acuerdo a ciertas distinciones básicas mediante las cuales las personas construyen su experiencia del mundo.

Cuando las personas se comunican, podemos observar que hacen gestos con las manos y dirigen su mirada a diversos puntos del espacio donde están ubicadas las representaciones análogas de lo que están relatando.

Esto nos da la pauta de que la mente no está sólo dentro de la cabeza, sino que necesita desplegarse fuera del cuerpo, en el espacio virtual que lo rodea, para representar pensamientos y emociones mediante imágenes, sonidos y sensaciones análogas que coexisten con el espacio real.

Aun cuando las personas no sean conscientes de ello, sus gestos indican el lugar en el que están ubicando cada representación.
Al señalar estos espacios – arriba, abajo, a la derecha, a la izquierda, delante, detrás y a través del cuerpo– van conformando un campo holográfico de representación que coexiste con el espacio real.

El modelo de la Mente Holográfica fue creado a partir de algunos patrones esenciales de diversos modelos de cambio, como la Programación Neurolingüística (PNL), la Psicología, la Gestalt, la terapia Sistémica,
la Hipnosis, la Biodanza y la Bioenergética. 

Del libro LA MENTE HOLOGRAFICA
Daniel Cuperman y Fernando Cuperman.