sábado, 30 de agosto de 2014

PNL y Coaching

Rapport y confianza


“La verdadera habilidad de un coach es extraer las soluciones del experto real (el cliente)”. John Grinder.

Un principio de la PNL dice: “Todas las personas poseen recursos y habilidades para poder cambiar según sus circunstancias”.

En el proceso de Coaching este principio es la base para comenzar un camino de nuevas posibilidades orientadas al logro del estado deseado. Es un estilo de liderazgo.
En un proceso de flexibilidad en la conducta y creatividad para tomar decisiones, resolver conflictos, identificándolos para poder encontrar soluciones.
El Coach acompaña y motiva al cliente en la búsqueda interior, mediante preguntas lo guía en este proceso de aprendizaje, reconociendo sus recursos, creencias y valores. Hay un cambio de mirada orientada a la acción.

La PNL  permite descubrir qué influencia tiene nuestra forma de pensar y actuar sobre los resultados que obtenemos y darnos cuenta qué podemos hacer en forma diferente para alcanzar resultados diferentes.
El coach al entender como piensa, siente y acciona su cliente puede facilitarle herramientas dinámicas, según sus características personales, que le permitan reconocer las limitaciones que le impiden concretar sus objetivos, hacer los cambios necesarios para desarrollarse en cada área de vida.
Las herramientas que dispone el coach le permiten lograr rapport con el cliente para generar un entorno de confianza y fluidez que favorece la calidad de la comunicación.

El rapport es una cualidad que surge en una relación de mutuo respeto. El rapport se construye donde ambas partes se influencian. Estando en rapport entendemos el estado de la otra persona, nos podemos poner en sus zapatos. El Coach establece rapport y entiende el estado de su cliente. Cuando estamos en rapport no es necesario estar en un todo de acuerdo, a pesar de las diferencias y habiendo respeto mutuo podemos lograrlo.

La confianza genera seguridad, fortaleza, coraje y como en el rapport la construimos con nuestro comportamiento, requiere tiempo. Confiamos en aquello que creemos que es bueno para nosotros, es algo flexible, no es una cualidad de todo o nada. La sinceridad y la competencia son atributos de la confianza.

El Coach es merecedor de confianza cuando:

Es auténtico, es importante recordar que  también es un ser humano.
Es honesto, dice la verdad en forma respetuosa.
Es congruente, está en rapport consigo mismo.
Presta atención y escucha.
Es flexible, tiene sentido del humor, desdramatiza y puede mostrar otras perspectivas.
Mantiene su palabra.
Posee competencias para intervenir profesionalmente y posibilitar cambios, utilizando estrategias dinámicas.


Hoy más que nunca se recurre al coaching a nivel personal y empresarial con el objetivo de mejorar el desempeño de personas y equipos, en la búsqueda de progreso en sus capacidades comunicacionales, optimizando los recursos que permitan clarificar objetivos y obtener resultados deseados. Alcanzando niveles de excelencia en la gestión.