miércoles, 4 de diciembre de 2013

PNL. Comparte tus mejores semillas


Un hombre tenía un sembrado con las flores más bellas y fragantes que nadie pudiera conocer. Año tras año ganaba el premio a las flores más grandes y de mejor calidad, como era de esperarse, era la admiración de todos en la región.

Un día se acercó un periodista para preguntarle el secreto de su éxito y el hombre respondió:

-Mi éxito se lo debo a que de cada cultivo saco las mejores semillas y las comparto con mis vecinos para que ellos también las siembren.
-Eso es una locura dijo el periodista. ¿Por qué comparte sus mejores semillas con sus vecinos, si usted también participa en el mismo concurso año tras año? ¿Acaso no teme que sus vecinos se hagan famosos como usted y le quiten su prestigio?

-Verá usted señor, dijo el floricultor, el viento lleva el polen de las flores de un sembrado a otro. Si mis vecinos cultivaran una semilla de calidad inferior, la polinización cruzada degradaría la calidad de mis flores. Si deseo cultivar las mejores y más bellas flores, debo ayudar a que mi vecino también lo haga.

Lo mismo ocurre con otras situaciones de nuestra vida. Quienes quieren lograr el éxito, deben ayudar a que sus vecinos también tengan éxito. Quienes decidan vivir bien deben ayudar a que los demás vivan bien, porque el valor de una vida se mide por las vidas que toca.
Quienes optan por ser felices deben ayudar a que otros encuentren la felicidad, porque el bienestar de cada uno está unido al bienestar de todos los demás.
Es necesario compartir nuestras mejores semillas de cualidades y virtudes para obtener una excelente cosecha que se verá reflejada en un mundo mejor.

Al finalizar este año deseo que esparzas tus mejores semillas, para convertirte en un factor de cambio, desarrollo, motivación y crecimiento personal.

Felicidades!!!!

miércoles, 13 de noviembre de 2013

¿Qué es una estrategia para la PNL?


En PNL el Modelado de la Excelencia ocupa un lugar fundamental ya que la Programación Neurolingüística, nace a partir del estudio y modelado de los aspectos de excelencia de gente notable en su profesión o actividad.


Los tres aspectos clave para prestar atención en el modelado de otra persona que ya está obteniendo resultados exitosos en una actividad son: sus creencias, sus estrategias y su fisiología al momento de desplegar su comportamiento, con el que logra resultados sobresalientes.

¿Qué es una Estrategia en PNL?

Una estrategia para pensar son las formas, la manera, el cómo organizamos nuestros pensamientos para llevar a cabo una cierta tarea (el posterior comportamiento) .

La manera en que desplegamos nuestra estrategia será completa, “a fondo” o nos quedaremos “a mitad de camino”…debido a alguna creencia…que puede impulsarnos positivamente…o puede bloquearnos e impedir el desarrollo completo de la estrategia.

Porque para tener éxito en alguna tarea, es necesario creer que uno es capaz de realizarla…que merecemos llevarla a cabo y que vale la pena hacerla…es la única forma en que nos dedicaremos a ella con “todo”(sin dispersiones ni abandonos…).Las estrategias que empleamos, forman parte de nuestros filtros de percepción. La Programación Neurolingüística proporciona una serie de instrumentos y distinciones que nos permiten analizar los procesos de pensamiento que forman la base de las obras de personas creativas y excepcionales. En lugar de concentrarse en el contenido, la PNL indaga en la estructura más profunda que ha producido esos resultados de excelencia.

Los individuos perciben el mundo a través de los cinco sentidos, vista, oído, tacto, olfato y gusto. Lo percibido a través de los sentidos origina procesos neurológicos que generan pensamientos o ideas.

El Lenguaje (lingüística) organiza estos pensamientos para generar y programar conductas, comportamientos y acciones que llevan a un determinado resultado.

El modo en que la persona programa es particular de cada individuo y está condicionado por el mapa mental del mismo, que a su vez está determinado por diferentes condicionantes como creencias, entorno, etc

La PNL investiga el modo en que se utilizan los procesos neurológicos fundamentales a partir de los sentidos, vista, oído, tacto, olfato y gusto, como estos procesos se plasman y se reflejan en el lenguaje, y como las dos cosas se combinan para producir un programa particular o estrategia (que nos hace actuar o llevar adelante un comportamiento puntual).

Según el modelo de la PNL una estrategia, es el modo cómo organizamos nuestras funciones sensoriales y lingüísticas en una secuencia programada de actividad mental que determinará en gran medida la manera en que percibiremos y responderemos al mundo que nos rodea.

Se trata de aprender a usar este “software” del cerebro…Hay personas notables que desarrollan una secuencia mental, una estrategia particular (imágenes, sonidos, sensaciones internas, lenguaje utilizado) organizada de una manera que les permite actuar de forma eficaz y obtener resultados notables…

Con la PNL podemos detectar esas estrategias mentales de gente exitosa…podemos MODELAR esa organización de sus pensamientos…y obtener similares comportamientos y por cierto…resultados parecidos que son los que obtiene esa persona en ese ámbito en particular!

Robert Dilts, un notable impulsor e investigador de la PNL, ha profundizado en este tema y clasificó a las estrategias de acuerdo a tres niveles:

La Micro-Estrategia:

Una micro estrategia de pensamiento es aquélla que resulta del modo exacto en que está pensando una persona en un cierto momento y sobre algún aspecto bien puntual. Un ejemplo de micro-estrategia en PNL es cuando tratamos de recordar un número de teléfono ¿qué hacemos en ese momento? Cada persona recupera a su manera la información…hay quienes se repiten el número en un diálogo interno, hay quien se representan alguna imagen o alguna sensación en el cuerpo, otros recuperan esa información por partes, dando un significado, o un color a cada número o cifras, etc.

Una Macro-Estrategia:

Es algo más amplia y tiene que ver con la estrategia general que utiliza un líder o persona exitosa…Fíjate que aquí ya introducimos el concepto de persona que obtiene resultados de éxito…De eso se trata la PNL, de aprender de manera rápida y eficaz: es bueno competir e intentarlo…pero queremos resultados excelentes…todos ansiamos lograr mejorar y tener éxito en nuestras actividades y en nuestras vidas…

Una estrategia general para el éxito o el liderazgo no será una micro-estrategia, sino más bien un programa de nivel más elevado que incluirá muchas “micro-estrategias”.

El camino para llegar a la meta es una elección personal. Por lo tanto una macro-estrategia en PNL abarcará las operaciones y los pasos más generales de un proceso de pensamiento.

Una Meta-Estrategia o Meta-Modelo de Estrategia en PNL:

Es fundamentalmente un modelo amplio ,organizado y práctico, logrado a partir del estudio de estrategias utilizadas por personas exitosas en su actividad… incorporando este conjunto organizado de macro-estrategias, personas normales podrán obtener los resultados generales de excelencia de las personas notables tomadas como modelos ,en dicha actividad particular.

Con el modelado en PNL se trata de enriquecer nuestras percepciones y aumentar nuestras opciones… Un modelo no pretende ser “la realidad”, sino representar ciertos aspectos de la realidad de manera práctica y concreta…que con ayuda de los recursos de la Programación Neurolingüística podemos incorporar a nuestra particular realidad…para lograr ser más eficientes, ecológicos y obtener mejores resultados en nuestra vida!




Fuente APNL

viernes, 25 de octubre de 2013

PNL . RELACIONES



TODOS SOMOS ESPEJO.   DEEPAK CHOPRA

Todos somos extensiones del campo universal de energía, distintos puntos de vista de una única entidad. Esto implica ver todas las cosas del mundo, a todas las personas del mundo, y darnos cuenta de que estamos mirando otra versión de nosotros mismos. Tú y yo somos lo mismo. Todo es lo mismo. Todos somos espejos de los demás y debemos aprender a vernos en el reflejo de las demás personas. A esto se llama espejo de las relaciones. A través del espejo de una relación, descubro mi yo no circunscrito. Por esta razón, el desarrollo de las relaciones es la actividad más importante de mi vida. Todo lo que veo a mí alrededor es una expresión de mí mismo.

Las relaciones son una herramienta para la evolución espiritual cuya meta última es la unidad en la conciencia. Todos somos inevitablemente parte de la misma conciencia universal, pero los verdaderos avances tienen lugar cuando empezamos a reconocer esa conexión en nuestra vida cotidiana.

Las relaciones son una de las maneras más efectivas para alcanzar la unidad en la conciencia, porque siempre estamos envueltos en relaciones. Piensa en la red de relaciones que mantienes: padres, hijos, amigos, compañeros de trabajo, relaciones amorosas. Todas son, en esencia, experiencias espirituales. Cuando estás enamorado, romántica y profundamente enamorado, tienes una sensación de intemporalidad. En ese momento, estás en paz con la incertidumbre. Te sientes de maravilla, pero vulnerable; sientes cercanía pero también desprotección. Estás transformándote, cambiando, pero sin miedo. Te sientes maravillado. Ésa es una experiencia espiritual.


A través del espejo de las relaciones, de cada una de ellas, descubrimos estados prolongados de conciencia. Tanto aquellos a quienes amamos como aquellos por quienes sentimos rechazo, son espejos de nosotros. ¿Hacia quiénes nos sentimos atraídos? Hacia las personas que tienen características similares a las nuestras, pero eso no es todo. Queremos estar en su compañía porque subconscientemente sentimos que al hacerlo, nosotros podemos manifestar más de esas características. Del mismo modo, sentimos rechazo hacia las personas que nos reflejan las características que negamos en nosotros. Si sientes una fuerte reacción negativa hacia alguien, puedes estar seguro de que tú y esa persona tienen características en común, características que no estás dispuesto a aceptar. Si las aceptaras, no te molestarían.

Cuando reconocemos que podemos vernos en los demás, cada relación se convierte en una herramienta para evolución de nuestra conciencia. Gracias a esta evolución experimentamos estados extendidos de conciencia.

La próxima vez que te sientas atraído por alguien, pregúntate qué te atrajo. ¿Su belleza, gracia, elegancia, autoridad, poder o inteligencia? Cualquier cosa que haya sido, sé consciente de que esa característica también florece en ti. Si prestas atención a esos sentimientos podrás iniciar el proceso de convertirte en ti más plenamente.

Lo mismo se aplica a las personas hacia las que sientes rechazo. Al adoptar más plenamente tu verdadero yo, debes comprender y aceptar tus características menos atractivas. La naturaleza esencial del Universo es la coexistencia de valores opuestos. No puedes ser valeroso si no tienes a un cobarde en tu interior; no puedes ser generoso si no tienes a un tacaño; no puedes ser virtuoso si no tienes la capacidad para actuar con maldad.

Gastamos gran parte de nuestras vidas negando este lado oscuro y terminamos proyectando esas características oscuras en quienes nos rodean. ¿Has conocido personas que atraigan sistemáticamente a su vida a los sujetos equivocados? Normalmente, aquéllas no comprenden por qué les sucede esto una y otra vez, año tras año. No es que atraigan esa oscuridad; es que no están dispuestas a aprobarlas en sus propias vidas. Un encuentro con una persona que no te agrada es una oportunidad para aceptar la paradoja de la coexistencia de los opuestos; de descubrir una nueva faceta de ti. Es otro paso a favor del desarrollo de tu ser espiritual. Las personas más esclarecidas del mundo aceptan todo su potencial de luz y oscuridad. Cuando estás con alguien que reconoce y aprueba sus rasgos negativos, nunca te sientes juzgado. Esto sólo ocurre cuando las personas ven el bien y el mal, lo correcto y lo incorrecto, como características externas.

Cuando estamos dispuestos a aceptar los lados luminoso y oscuro de nuestro ser, podemos empezar a curarnos y a curar nuestras relaciones. Todos somos multidimensionales, omnidimensionales. Todo lo que existe en algún lugar del mundo también existe en nosotros. Cuando aceptamos esos distintos aspectos de nuestro ser, reconocemos nuestra conexión con la conciencia universal y expandimos nuestra conciencia personal.

Las características que distinguimos más claramente en los demás están presentes en nosotros. Cuando seamos capaces de ver en el espejo de las relaciones, podremos empezar a ver nuestro ser completo. Para esto es necesario estar en paz con nuestra ambigüedad, aceptar todos los aspectos de nosotros. Necesitamos reconocer, en un nivel profundo, que tener características negativas no significa que seamos imperfectos. Nadie tiene exclusivamente características positivas. La presencia de características negativas sólo significa que estamos completos; gracias a esa totalidad, podemos acceder más fácilmente a nuestro ser universal, no circunscrito.

Una vez que puedas verte en los demás, será mucho más fácil establecer contacto con ellos y, a través de esa conexión, descubrir la conciencia de la unidad. Éste es el poder del espejo de las relaciones


lunes, 14 de octubre de 2013

Comunicación. El diálogo

El diálogo desata los nudos, disipa las suspicacias, abre las puertas, soluciona los conflictos, engrandece la persona, es vínculo de unidad y “madre” de la fraternidad.

Comprendamos que nuestras desinteligencias se deben, casi siempre, a la falta de diálogo.

Comprendamos que el diálogo no es una discusión ni un debate de ideas, sino una búsqueda de la verdad entre dos o más personas.

Comprendamos que mutuamente nos necesitamos y nos complementamos porque tenemos para dar y necesitamos recibir, ya que yo puedo ver lo que los otros no ven y ellos pueden ver lo que yo no veo.

Cuando aparezca la tensión, tengamos la humildad para no querer imponer nuestra verdad atacando la verdad del hermano; de saber esperar a que el otro acabe de expresar por completo su verdad.

Tengamos sabiduría para comprender que ningún ser humano es capaz de captar enteramente la verdad toda, y que no existe error o desatino que no tenga alguna parte de verdad.

Tengamos sensatez para reconocer que también yo puedo estar equivocado en algún aspecto de la verdad, y para dejarme enriquecer con la verdad del otro.

Tengamos, en fin, la generosidad para pensar que también el otro busca honestamente la verdad, y para mirar sin prejuicios y con benevolencia las opiniones ajenas.
Autor: Desconocido

Diálogo del griego: a través de las palabras.

En el diálogo las personas interactúan dejando de lado sus supuestos.
El diálogo nos permite analizar no sólo nuestros pensamientos, sino el pensamiento de los otros, pudiendo detectar las coherencias e incoherencias.
Hay retroalimentación, aprendizaje.
El diálogo genera un pensamiento colectivo respetuoso, coherente, permite aceptar las diferencias, se acercan posiciones, se logran acuerdos.
La relación así planteada da como resultado Ganar-Ganar.

viernes, 27 de septiembre de 2013

PNL y Coaching

**Muchas personas no saben que tesoros
 pueden estar ocultos a  simple vista, 
aunque pueden descubrirlos.**


El coaching posibilita a personas y grupos desarrollar su creatividad reconociendo sus recursos para obtener los resultados deseados.

Muchas veces pasar del estado presente al estado deseado genera incertidumbre, dudas y es allí donde se plantean las dificultades para proponer objetivos y comprometerse con ellos. Postergan la toma de decisiones, temen al cambio, salir de la zona de seguridad, no confían en sus fortalezas y tienen miedo a equivocarse. Se encuentran desorientados, incapaces de actuar.

Las personas o grupos que acude al coach (coachee) necesitan clarificar su estado para luego descubrir el camino que los conducirán a lograr aquello que se proponen o mejorar los logros ya obtenidos.
El coach ayuda a enfocarse en sus objetivos. Los orienta para que descubran sus recursos, parte de la premisa que “pueden lograr aquello que desean” le transmite seguridad, mejora su comunicación interna e interpersonal y los motiva a producir resultados efectivos. Ayuda a decidir, a pensar y hacer.

El objetivo del Coaching es lograr resultados positivos y duraderos en el tiempo. Es un proceso que comienza con una alianza entre en coach - cliente  basada en la comunicación, el respeto mutuo y la sinceridad.

El Coach acompaña, escucha atentamente, calibra, genera rapport. 
Plantea el “qué” para que el o los clientes generen el “como”. No emite opiniones, juicios, sólo realiza preguntas precisas, orientadoras, a través de las cuales  los guía para que encuentren las respuestas que  permitirán definir en forma clara y precisa sus metas, se centra en sus valores y desafía sus creencias limitantes, al cuestionarlas podrán cambiarlas y refuerza aquellas creencias expansivas que le permiten actuar.

Mediante las sesiones de coaching se logra renovar el compromiso con la vida, cambiar el estado emocional, se acepta el cambio como posible, flexibilizar la conducta, se aprende a aprender, la conducta es proactiva,  la mirada se orienta hacia las metas u objetivos, que hace posible encontrar soluciones y estrategias, equilibrando las áreas de vida, en busca del estado de bienestar.




martes, 10 de septiembre de 2013

PNL - Cambio de conductas

     El hábito de posponer. Procastinación


¿Qué sucede cuando postergamos la realización de determinadas acciones o la toma de decisiones que implican el logro de un objetivo?
¿Cómo influye en nosotros y en nuestro entorno?
¿Qué nos impide accionar?

Seamos sinceros, todos en algún momento tendemos a postergar determinadas tareas, acciones por simple desgano o porque la consideramos tediosas, incómodas.

No confundamos postergar con establecer prioridades, en este caso nos organizamos de manera consciente.

Cuando la actividad en cuestión se relaciona con el logro de un objetivo, es conveniente, ecológico, analizar los motivos de la postergación.
El primer paso es identificar cual es la intención que hay detrás de ese comportamiento.

Un principio de la PNL dice:

Toda conducta o comportamiento tiene o tuvo en algún momento una intención positiva (para algo me sirve, tiene un sentido para mí).

¿Cual es la verdadera causa de la postergación?
Pereza, desgano, miedo al fracaso, falta de confianza en los resultados, consideramos que no es el momento adecuado, estrés, estados depresivos, falta de concentración, distracciones innecesarias.

Una vez que tengamos definida la causa de la postergación podemos buscar la forma de encarar a acción actuando de manera diferente.

¿Qué pasaría si esa tarea que te resulta tediosa le agregas un recurso motivador que la haga interesante y te permita lograr tu o objetivo?
Por ejemplo: Es conveniente que realice actividad física para lograr bajar de peso, me disgusta hacerlo sola/lo.
¿Si invito a un amigo para que me acompañe, de esta manera será más entretenida? Así un cambio permite encarar la acción, buscando recursos, que permiten el  logro del objetivo.

En su libro El manual del procrastinador: el arte de hacer las cosas YA, Rita Emmett asegura: "El temor a realizar una tarea consume más tiempo y energía que hacer la tarea en sí. La evasión del deber no sólo aumenta la preocupación y procrastinación, sino que produce sentimientos de culpa que impiden un verdadero disfrute del tiempo libre".

En ocasiones postergamos esperando que se den las condiciones óptimas, tener todo bajo control, que garanticen el resultado deseado.
¿Es esto posible? No, ya que todo proceso de logro de un objetivo requiere de nosotros flexibilidad en la conducta que nos posibilite realizar nuevos aprendizajes, realizar cambios sobre la marcha, si son necesarios, para enfrentar los desafíos que se presenten.

Recuerde:
Accionar supone audacia, compromiso, responsabilidad.

Las oportunidades están allí, esperando. Tú decides cuando aprovecharlas, puedes elegir entre decir “Tengo qué… en un Decido que…..de esta forma diriges tu energía hacia tus metas, cuando  vas por ellas y accionas las cosas suceden.

“Los seres humanos necesitan ordenar su vida para dar lo mejor de sí mismos.
El orden de nuestros días nos devuelve de muchas formas una imagen de nosotros mismos.” (I Tornabene)

“Nada es tan fatigante como la suspensión eterna de una tarea sin terminar”  (William James)



sábado, 17 de agosto de 2013

La decisión para el logro de objetivos


Para alcanzar un objetivo el primer paso es tomar la decisión y  tener un compromiso con lo que queremos lograr a través de un acto de voluntad  para emprender  la acción, que es la señal de que se ha tomado ya una decisión.

Una decisión tomada seriamente, genera la energía, la motivación, que nos lleva a la acción para alcanzar nuestra meta. Así que es importante preguntarnos, ¿qué quiero yo realmente?, ya que el poder está supeditado al querer. Hay que pensar que muchas personas desaprovechan su vida por no saber qué quieren, por no tomar decisiones, muchas veces por temor al fracaso y sus creencias limitantes.
Tomar una decisión significa comprometerse en lograr un resultado. Hay que confiar, terminar con dudas y temores, y enfocarse en la meta y el estado deseado. Nuestra mejor decisión siempre será aquella que nos conduzca a los mejores resultados, a vivir la vida con excelencia. Albert Einstein, decía “es importante ser firmes y constantes en nuestras metas, pero flexibles en los medios para lograrlas”.

Para enfocarnos en la toma de decisiones lo más asertivas posibles, tengamos en cuenta las funciones de nuestro cerebro  para optimizar nuestros recursos.
El hemisferio izquierdo es el lógico, el analítico. El hemisferio derecho, es el de la intuición, el que sueña, el creativo. Al tomar una decisión debemos desplazar nuestros pensamientos por los dos hemisferios. Esto quiere decir que no sólo debemos pensar en analizar, sino también en lo que sentiré al tener mi objetivo ya logrado, la satisfacción de alcanzarlo.
Para el conocimiento integral de la realidad, y el pleno desarrollo de las potencialidades humanas, hay que expandir ambos modos de conocimiento y de conciencia, y así equilibrar la razón y la emoción aprendiendo a movernos de un hemisferio al otro, del análisis a la creatividad y viceversa.

Cuando planteamos un objetivo, pensamos qué es lo que quiero y para qué lo quiero, cuáles serán las ventajas y las desventajas. Analizaremos los recursos que necesito para lograrlo. Por ejemplo: el cuándo, el cómo (hemisferio izquierdo).
Por el otro lado, pensar en cómo nos vamos a sentir al lograrlo, visualizándo el objetivo, en el lugar, en el tiempo y con los recursos ya utilizados (hemisferio derecho). ¿Esto es bueno para mí y para los que me rodean? ¿Qué me proporciona el haberlo logrado? ¿Qué clase de sentimientos quiero experimentar?

Al tomar decisiones de esta manera, desplazando los hemisferios, nos daremos cuenta que es lo que tenemos que modificar o agregar para alcanzar la meta de la mejor manera (flexibilidad en la conducta) así no sólo la analizamos, sino que también la vivenciamos a futuro.
Nuestras decisiones determinan quienes somos, generan emociones, nos predisponen para la acción y el logro de resultados.

Enfócate en lo que deseas, hazlo atractivo, apasiónate y ve por él.....



jueves, 1 de agosto de 2013

Lo que pensamos varía nuestra biología


Comparto este interesante artículo que nos permite comprender como los pensamientos generan realidades y la importancia de estar atentos para realizar los cambios que sean necesarios.
(Artículo periodístico con la mirada de Bruce Lypton)

Podemos cambiar
No se trata de un gurú de las pseudociencias, Lipton impartió clases de Biología Celular en la facultad de Medicina de la Universidad de Wisconsin y más tarde llevó a cabo estudios pioneros de epigenética en la facultad de Medicina de la Universidad de Stanford que lo llevaron al convencimiento de que nuestro cuerpo puede cambiar si reeducamos nuestras creencias y percepciones limitadoras. El problema siempre es el cómo: cómo cambiar la información del subconsciente. En su libro La biología de la creencia (Palmyra) recomienda métodos como el PSYCH-K. Y en La biología de la transformación (La esfera de los libros) explica la posibilidad de una evolución espontánea de nuestra especie.
Me enseñaron que los genes controlan la vida, que en ellos se inscriben todas nuestras capacidades y características, pero es falso.
 ¿Del todo?
No somos víctimas de nuestra genética, en realidad es el ADN el que está controlado por el medio externo celular.
 ¿Qué significa eso?
La célula es la vida. Hablar de una célula es como hablar de una persona. Nosotros recibimos la información a través de los cinco sentidos y las células reciben las señales del entorno a través de los receptores que captan la información. El ADN es controlado por señales que vienen desde fuera de la célula, incluyendo mensajes energéticos de nuestros propios pensamientos, tanto los positivos como los negativos.
 ¿Somos lo que vivimos y pensamos?
Sí, y cambiar nuestra manera de vivir y de percibir el mundo es cambiar nuestra biología. Los estudios que empecé hace cuarenta años demuestran que las células cambian en función del entorno, es lo que llamamos epigenética. Epi significa por encima de la genética, más allá de ella.
 ¿Y?
Según el entorno y como tú respondes al mundo, un gen puede crear 30.000 diferentes variaciones. Menos del 10% del cáncer es heredado, es el estilo de vida lo que determina la genética.
 ¿Es el entorno el que nos define?
Aprendemos a vernos como nos ven, a valorarnos como nos valoran. Lo que escuchamos y vivimos nos forma. No vemos el mundo como es, vemos el mundo como somos. Somos víctimas de nuestras creencias, pero podemos cambiarlas.
 Pero las creencias están inscriptas en lo más profundo de nuestro subconsciente.
Cierto. El subconsciente es un procesador de información un millón de veces más rápido que la mente consciente y utiliza entre el 95% y el 99% del tiempo la información ya almacenada desde nuestra niñez como un referente. Por eso cuando decidimos algo conscientemente como, por ejemplo, ganar más dinero, si nuestro subconsciente contiene información de que es muy difícil ganarse la vida, no lo conseguiremos.
 ¿Entonces?
Si cambiamos las percepciones que tenemos en el subconsciente, cambiará nuestra realidad, y lo he comprobado a través de numerosos experimentos. Al reprogramar las creencias y percepciones que tenemos de cómo es la felicidad, la paz, la abundancia, podemos conquistarlas.
Me suena a fórmula feliz...
Así es como funciona el efecto placebo. Si pienso que una pastilla me puede sanar, me la tomo y me encuentro mejor. ¿Qué me ha sanado?... 
¿La creencia?
Eso parece. Al igual que los pensamientos positivos y el efecto placebo afectan a nuestra biología, existe el efecto nocebo: si crees que algo te hará daño, acabará por hacerte daño. Henry Ford decía que tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, tienen razón. Si eliges vivir un mundo lleno de amor, tu salud mejorará. 
¿Y eso por qué?
La química que provoca la alegría y el amor hace que nuestras células crezcan, y la química que provoca el miedo hace que las células mueran. Los pensamientos positivos son un imperativo biológico para una vida feliz y saludable. Existen dos mecanismos de supervivencia: el crecimiento y la protección, y ambos no pueden operar al mismo tiempo. 
O creces o te proteges.
Los procesos de crecimiento requieren un intercambio libre de información con el medio, la protección requiere el cierre completo del sistema. Una respuesta de protección mantenida inhibe la producción de energía necesaria para la vida. 
¿Qué significa prosperar?
Para prosperar necesitamos buscar de forma activa la alegría y el amor, y llenar nuestra vida de estímulos que desencadenen procesos de crecimiento. Las hormonas del estrés coordinan la función de los órganos corporales e inhiben los procesos de crecimiento, suprimen por completo la actuación del sistema inmunológico. 
¿La culpa de todo la tienen los padres?
Las percepciones que formamos durante los primeros seis años, cuando el cerebro recibe la máxima información en un mínimo tiempo para entender el entorno, nos afectan el resto de la vida. 
Y las creencias inconscientes pasan de padres a hijos.
Así es, los comportamientos, creencias y actitudes que observamos en nuestros padres se graban en nuestro cerebro y controlan nuestra biología el resto de la vida, a menos que aprendamos a volver a programarla. 
¿Cómo detectar creencias negativas?
La vida es un reflejo de la mente subconsciente, lo que nos funciona bien en la vida son esas cosas que el subconsciente te permite que funcionen, lo que requiere mucho esfuerzo son esas cosas que tu subconsciente no apoya. 
¿Debo doblegar a mi subconsciente?
Es una batalla perdida, pero nada se soluciona hasta que uno no se esfuerza por cambiar. Deshágase de los miedos infundados y procure no inculcar creencias limitadoras en el subconsciente de sus hijos.


sábado, 13 de julio de 2013

PNL 'NUESTRA VALORACIÓN PERSONAL'


EL VERDADERO VALOR DEL ANILLO
 
-“Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no hago nada bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más?”
 
 El maestro sin mirarlo, le, dijo: -“Cuánto lo siento muchacho, no puedo ayudarte, debo resolver primero mi propio problema. Quizás después...” - y haciendo una pausa agregó –“si quisieras ayudarme tú a mi, yo podría resolver este problema con más rapidez y después tal vez te pueda ayudar.”
 
 E...encantado, maestro- titubeó el joven, pero sintió que otra vez era desvalorizado, y sus necesidades postergadas.
 
 -“Bien”, asintió el maestro. Se quitó un anillo que llevaba en el dedo pequeño y dándoselo al muchacho, agregó –“toma el caballo que está allí afuera y cabalga hasta el mercado. Debo vender este anillo porque tengo que pagar una deuda. Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible, pero no aceptes menos de una moneda de oro. Ve y regresa con esa moneda lo más rápido que puedas.”
 
  El joven tomó el anillo y partió. Apenas llegó empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes. Estos lo miraban con algún interés, hasta que el joven decía lo que pretendía por el anillo. Cuando el joven mencionaba la moneda de oro, algunos reían, otros le daban vuelta la cara y sólo un viejito fue tan amable como para tomarse la molestia de explicarle que una moneda de oro era muy valiosa para entregarla a cambio de un anillo.
 
 En afán de ayudar, alguien le ofreció una moneda de plata y un cacharro de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro rechazó la oferta.
 
 Después de ofrecer su joya a toda persona que se cruzaba en el mercado -más de cien personas- y abatido por su fracaso, montó su caballo y regresó. Cuánto hubiera deseado el joven tener él mismo esa moneda de oro. Podría entonces habérsela entregado él mismo al maestro para liberarlo de su preocupación y recibir entonces su consejo y ayuda. Entró en la habitación.
 
 Maestro- dijo- lo siento, no se puede conseguir lo que me pediste. Quizás pudiera conseguir dos o tres monedas de plata, pero no creo que yo pueda engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo.
 
 -“Qué importante lo que dijiste, joven amigo- contestó sonriente el maestro-. Debemos saber primero el verdadero valor del anillo. Vuelve a montar y vete al joyero. ¿Quién mejor que él para saberlo? Dile que quisieras vender el anillo y pregúntale cuánto te da por él. Pero no importa lo que ofrezca, no se lo vendas. Vuelve aquí con mi anillo.”
 
  El joven volvió a cabalgar. El joyero examinó el anillo a la luz del candil con su lupa, lo pesó y luego le dijo:  -Dile al maestro, muchacho, que si lo quiere vender YA, no puedo darle más que 58 monedas de oro por su anillo.
-58 MONEDAS!!! Exclamó el joven. -Sí, replicó el joyero- yo sé que con tiempo podríamos obtener por él cerca de 70 monedas, pero no sé...si la venta es urgente..
 
 El joven corrió emocionado a la casa del maestro a contarle lo sucedido.
 
 -“Siéntate”- dijo el maestro después de escucharlo- “Tú eres como este anillo: una joya, valiosa y única. Y como tal, sólo puede evaluarte verdaderamente un experto. ¿Qué haces por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor?”. Y diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo pequeño.
 
Descubre tu verdadero valor, busca en tu interior, allí se encuentran tus recursos, cree en tus fortalezas , motívate y actúa.

domingo, 16 de junio de 2013

PNL. CREENCIAS Y LA REALIDAD


Cada uno de nosotros tiene una serie de creencias personales adquiridas a lo largo de la vida.
Las creencias no se basan en un sistema de ideas lógicas. Su función no es coincidir con la realidad.
La mente no sabe lo que es real y lo que no es real, sino que nosotros le decimos e instalamos las creencias que forman parte esencial de nuestra estructura mental. Por lo tanto las creencias funcionan como certezas; no hay un sustento concreto que las compruebe, son generalizaciones mentales a las cuales les damos el poder de convertirse en realidad. Las creencias se pueden instalar por medio del aprendizaje o por alguna vivencia personal o de nuestro entorno.
Las creencias generan comportamientos.
Detrás de cada una de nuestras estructuras mentales, hay una creencia. Algunos ejemplos cotidianos: te lavas los dientes porque crees que es bueno; fumas porque crees que te tranquiliza; tomas un café porque crees que te despierta; Nuestras creencias varían en intensidad y dan sentido a nuestro mundo y nuestra forma de ser. Sustentan nuestra identidad.
¿Cómo se instala una creencia?
Cuando nos desarrollamos en el mundo, desde pequeños, percibimos  con nuestros sentidos y filtramos lo que vemos, escuchamos y sentimos hacia nuestra memoria y hacia nuestro inconsciente. Las creencias son filtros. Filtramos cada evento de una forma especial y los reproducimos también de una forma especial. Muchas veces no recordamos cuando se instaló esa información, simplemente la  tenemos  en  el inconsciente y funcionamos de acuerdo a ellas.
Las creencias las construimos todo el tiempo y también las modificamos.
Cada quien tiene su sistema de creencias. Creencias con respecto a la familia, al trabajo, la salud, la alimentación, la educación, las relaciones. Las creencias expansivas actúan sobre nuestras capacidades, nos permiten encontrar recursos, son motivadoras. Las creencias limitantes no nos permiten avanzar, nos ubican en un estado carente de recursos.
Es importante analizar cuales creencias son útiles en nuestra vida y cuáles no. Darnos cuenta cuales no son funcionales para cambiarlas. Es importante cuidar cuales creencias estoy aceptando en mi vida, pues me afectan directamente, como así también cuidar que creencias estoy instalando en otros, como en los niños, pues se regirán por ellas.
Tanto si crees que puedes como que no puedes... estás en lo cierto.

jueves, 6 de junio de 2013

PNL. LOGRO DE OBJETIVOS

¿Cuál es la pregunta definitiva?


--Texto de Joseph O’Connor--

Para muchas personas sería: ¿Cuál es el sentido de la vida? ¿Existe un dios? ¿Por qué estamos aquí? Son cuestiones importantes, pero existe otra cuya respuesta es preciso encontrar para que las demás tengan sentido.

Formulamos preguntas porque queremos conocer las respuestas, porque estamos buscando algo.
Así pues, sugerimos como cuestión definitiva la siguiente:

¿Qué queremos?

Todos nuestros actos tienen un motivo. Siempre queremos algo, aunque no siempre sepamos bien de qué se trata. Eso se aplica incluso en los aspectos más triviales. Cuando tenemos hambre, nuestra meta es comer, cuando tenemos sueño, dormir. Las calles están llenas de personas que andan, conducen, toman autobuses, trenes, aviones, para dirigirse a algún lugar con algún motivo. Si no fuese así, la conducta humana sería aleatoria e incomprensible.

Así pues, la premisa de la PNL es:
La conducta humana es intencional.
¿Qué quiere el lector en este mismo momento? Puesto que está leyéndolo querrá entender la PNL, entretenerse o explorar nuevas ideas. Desde un punto de vista más amplio, seguro que acaricia esperanzas y sueños que desea cumplir. Tiene objetivos a largo y corto plazo, cosas que desea y necesita: posesiones, destrezas, trabajo, relaciones, estados de ánimo, formas de trabajar o ser.
En la PNL se denominan "resultados"; efectos que queremos provocar en el mundo. Un resultado es mucho más específico que una meta. Se habla de un resultado cuando sabemos qué veremos, oiremos y sentiremos en el momento de conseguirlo. Las metas corresponden a lo que deseamos, y los resultados a lo que creamos.
Por definición, creamos resultados continuamente a lo largo de nuestra vida, incluso cuando no hacemos nada, pero ¿son los resultados deseados? Todos sabemos que no siempre obtenemos lo que deseamos, unas veces debido a acontecimientos que escapan a nuestro control, otras a que no planeamos nuestras acciones de forma adecuada. Por otro lado, si ignoramos lo que queremos, no tendremos la más mínima posibilidad de conseguirlo. La clave para dominar la fuerza creativa de nuestra vida reside en fijar los resultados que deseamos lograr. Si no determinamos qué resultados ambicionamos, el azar o los demás lo harán por nosotros.

Cuando fijamos nuestros resultados, no debemos limitarnos a lo que hoy consideramos a nuestro alcance. Recordamos con satisfacción haber conseguido muchos objetivos que en un principio nos parecían imposibles. Así pues, podemos obtener los resultados que queramos, y para ello debemos averiguar cuales son alcanzables en la actualidad. Una vez hayamos decidido qué queremos, empezamos a crear nuestro futuro.

Las personas que no fijan resultados suelen actuar así por dos motivos. O bien temen correr riesgos, equivocarse, desperdiciar el tiempo y malgastar energía, o bien tienen miedo a perder su libertad y su espontaneidad. Ambas reacciones son razonables, pero auto restrictivas.

Es mejor concedernos el derecho a cambiar o desechar un resultado según nuestras necesidades. Debemos determinar qué queremos, analizar lo que estamos consiguiendo y, si es necesario, variar nuestras acciones.

La pregunta "¿qué es lo que quiero?" genera resultados que nos orientan hacia una solución, un estado ambicionado. La pregunta habitual "¿cuál es el problema?" se centra en aquello que no funciona en el estado actual, lo que no nos mueve hacia ningún objetivo. Si nos centramos en los problemas, surgen cuestiones como: ¿Por qué tengo este problema? ¿Cómo me limita? ¿Quién tiene la culpa? El descubrimiento de los motivos históricos de un problema y la asignación de la culpa no suelen aportar la solución para sacarnos del atolladero.

RESULTADOS

El fracaso en nuestros resultados obedece a tres razones:

*Quizá no están a nuestro alcance.

*Quizá no nos motivan lo suficiente.

*O, aún deseables en un principio, tal vez no lo son desde una perspectiva más amplia.

Para convertir una meta en un resultado realista, posible, motivador y deseable, hay que analizarlo desde diferentes puntos de vista.

*Formular la meta de forma positiva.

Esto significa dirigirnos hacia lo que queremos, en lugar de alejarnos de lo que no queremos. Fijarse un resultado negativo es como hacer la compra con una lista de productos que no vamos a comprar. Dejar de fumar y perder peso constituyen dos metas comunes y difíciles de conseguir. Esto se debe en parte a que ambas se expresan de forma negativa. Cualquier meta que en su formulación contenga las palabras "perder", "dejar" o "no querer" no se expresa positivamente. ¿Por qué resulta tan difícil conseguir una meta que se expresa negativamente? Pongamos un ejemplo: propongámonos no pensar en el vecino; hagamos lo que hagamos, no debemos permitir que nos asalte ningún pensamiento sobre él. Como consecuencia, ¿qué nos viene a la mente? Pretendiendo no pensar en nuestro vecino, no tenemos más remedio que pensar en él para recordar que no debemos hacerlo. Hemos de tener en mente lo que no debemos hacer, lo que implica pensar en ello. Ahora pensemos en nuestra familia. Es fácil, y al hacerlo nos olvidamos del vecino.
Para convertir un resultado negativo en uno positivo debemos preguntarnos: "¿De qué me serviría esta meta si la consiguiese?", o "¿qué quiero a cambio?"Por ejemplo, "dejar de fumar" puede convertirse en "tener pulmones sanos", "estar más en forma" o "gastar menos dinero".

*Determinar qué debemos hacer y qué han de hacer los demás.

Es importante poseer el mayor control directo posible sobre el resultado. Si otras personas han de actuar sobre el resultado. Si otras personas han de actuar por nosotros, debemos plantearnos cómo conseguir un resultado en que todos ganen, de tal modo que quienes colaboran con nosotros consigan también algo importante. Pocas cosas podemos conseguir sin la ayuda de otras personas, y si no tenemos en cuenta cómo su apoyo repercutirá en ellas, tal vez sólo se prestarán a ayudarnos una vez, o quizá ni eso. Así pues, debemos formularnos la pregunta: ¿Qué necesitamos para asegurarnos de que los demás accederán a ayudarnos a alcanzar nuestros objetivos?

*Definir el resultado de la manera más precisa posible.

Primero, hemos de planear la estrategia con todo detalle. ¿Cuánto tiempo tardaremos en conseguirlo? Es importante fijar un plazo realista. Es probable que queramos conseguir algunos resultados antes de ese plazo y otros a su término. Si el objetivo es un ascenso en el trabajo y nos ascienden a la semana siguiente, nos pillará desprevenidos, sin la preparación necesaria para asumir la nueva responsabilidad. Por tanto debemos preguntarnos dónde y cuándo queremos conseguir nuestra meta. Asimismo debemos elegir el lugar, la situación y el momento de nuestra vida en que deseamos se produzca. Asimismo, debemos preguntarnos con quiénes queremos compartir la meta y con quiénes no. Por ejemplo, un resultado que consistiera en ser más lúdico sería adecuado con nuestros hijos, pero deberíamos pensarlo dos veces antes de planteárnoslo con nuestro jefe. Cuanto más específico es el resultado, más real se vuelve y más fácil resulta identificar las oportunidades para conseguirlo.

*Determinar claramente los criterios del resultado.

Una de las cuestiones más importantes es saber cuándo se ha conseguido el resultado. Hasta que veamos la línea de meta, no sabremos si la carrera ha acabado. Recibimos esta información a través de nuestros cinco sentidos. ¿Qué veremos, oiremos y sentiremos? ¿Cuál será la señal definitiva de que estamos a punto de conseguirlo? Por ejemplo, la prueba de que estamos más sanos sería una cintura mas esbelta y el hecho de que despertamos con más energía y respirando sin dificultad, en lugar de tosiendo. Asimismo, tendremos un peso equilibrado en función de nuestra estatura, nuestro cutis habrá mejorado y tal vez alguien nos comente que ofrecemos mejor aspecto.

No se consigue un resultado o se aprende algo sin retroalimentación, y cuanto antes dispongamos de esta información, mejor. Por ejemplo, si una persona que estudia idiomas realiza un examen y recibe los resultados al cabo de una semana, durante ese período se habrá olvidado del contenido de dicho examen y habrá seguido cometiendo los mismos errores. Cuanto más tiempo transcurre entre la acción y la retroalimentación, más difícil resulta aprender y ajustar nuestros actos para corregir los errores.

*Emplear nuestros recursos y los que podemos crear para conseguir el resultado.

El dinero y otros bienes materiales, que pueden ser utilizados directamente, son recursos obvios, al igual que las personas. Pueden ayudarnos directamente o podemos utilizarlas como modelos. Si conocemos a alguien que ha conseguido un resultado similar al que nos hemos propuesto, podemos preguntarle cómo lo hizo. Las cualidades y las aptitudes personales también constituyen recursos. Por ejemplo, la perseverancia, la capacidad de continuidad y la compenetración pueden ser aptitudes útiles. Si carecemos de alguna cualidad que consideramos necesaria, debemos plantearnos como desarrollarla. Esto puede lograrse mediante la formación, los modelos de roles o el uso y potenciación de aquellas cualidades que ya poseemos Merece la pena elaborar una lista de los recursos de que disponemos. Quizá no lleguemos a necesitarlos, pero cuantas más posibilidades de elegir tengamos, más probabilidades habrá de conseguir el resultado deseado; además, examinar una lista de personas, aptitudes y bienes que pueden servirnos de ayuda nos elevará la moral.

*Tener en cuenta las consecuencias que puede acarrear el resultado.

George Bernard Shaw dijo una vez que en la vida hay dos tragedias: una, no conseguir lo que se desea de todo corazón, y la otra, obtenerlo. Sin duda pensaba en aquellas cosas que pueden acompañar lo que más deseamos y nunca hubiéramos querido. El mítico rey Midas deseaba que todo cuanto tocara se convirtiese en oro. Y así fue, incluyendo sus seres queridos, sus amigos, la comida y la bebida.

Conviene considerar el resultado desde distintos puntos de vista. Una de las mejores formas de averiguar las consecuencias consiste en adaptar la segunda posición con personas significativas y preguntarse qué opinan de nuestro resultado, qué sienten a ese respecto. De este modo nos ganamos su confianza y, por tanto, nos ayudarán más.
¿Qué otra cosa puede ocurrirnos? ¿Qué clase de sacrificios tendremos que afrontar? Por ejemplo, si nuestro resultado es mudarnos de casa, debemos plantearnos otras cuestiones, como la proximidad de tiendas y los amigos, así como la calidad de los servicios, las escuelas locales y la distancia respecto a nuestro puesto de trabajo.
¿Qué tendremos que sacrificar para conseguir nuestro resultado? Un ascenso en el empleo tal vez comporte un jefe distinto, una jornada más larga y un cambio en las relaciones con los compañeros de trabajo. También es importante pensar en el tiempo, el dinero y el esfuerzo, tanto físico como mental, que habremos de invertir. Así pues, ¿merece la pena ese objetivo?

*Reconocer las consecuencias positivas de nuestra conducta actual.

La situación actual siempre ofrece sus ventajas, pues de lo contrario ya habríamos realizado cambios. Debemos decidir cómo incorporarlas a nuestro resultado para conservar lo positivo de nuestra situación actual.

*¿Cómo afecta el resultado a nuestros planes a largo plazo?

Es probable que un resultado forme parte de un objetivo más amplio. Por tanto, debemos estudiar su relación con los restantes planes y resultados que también juzgamos importantes. ¿Qué nos aportará y qué importancia concedemos a su consecución?

Si el resultado guarda relación con nuestros valores y planes a largo plazo, nos sentiremos más motivados; en cambio, comprometernos con un resultado que consideremos insignificante y desconectado del resto de nuestra vida se nos antojará superfluo.

*¿Cuáles son los resultados intermedios que jalonan el resultado principal?

El resultado puede aparecer lejano e inabarcable contemplado en su conjunto y entrañar obstáculos. Si es así, conviene dividirlo en una serie de resultados más pequeños y manejables. Antes de comenzar, hay que elegir adecuadamente el orden en que se realizarán.

*Por último ¿nos parece apropiado el resultado?

¿Es congruente con nuestra identidad? Debemos trazar un plan de acción a partir de nuestras ideas incluyendo algo que pueda realizarse inmediatamente. A menos que pongamos manos a la obra, el resultado seguirá siendo un sueño.



JOSEPH O’CONNOR

Joseph O'Connor es uno de los formadores y consultores de PNL y Coaching más conocidos y de mayor prestigio internacional. Iniciado en esta disciplina de la mano de Robert Dilts y John Grinder, Joseph es Master Trainer en PNL por la Comunidad Internacional de PNL y por la Asociación Internacional de Institutos de PNL, también es Master Trainer en Coaching por la ICC (International Coaching Community), organización de la que es cofundador. Asimismo, es graduado en Antropología por la Universidad de Londres y licenciado por la Royal Academy of Music.

Es autor de libros sobre PNL y Coaching. Introducción a la PNL y Coaching con PNL —escrito junto a Andrea Lages—, son obras de referencia y consulta para el estudio de la PNL y el Coaching.





domingo, 12 de mayo de 2013

PNL. La resiliencia


La resiliencia es la capacidad que tienen los individuos para enfrentar, reaccionar y salir fortalecidos después de experiencias dolorosas, que impactan en todas las áreas de vida.

En algún momento de la vida nos enfrentamos a este tipo de situaciones, que afectan nuestro plano emocional, provocando tristeza, angustia, enojo, depresión, apatía, ansiedad.

No es sobrevivir a pesar de todo. Es la capacidad de sobreponerse, que se manifiesta de modo diferente en cada individuo, supone cambiar el enfoque y empezar a mirar hacia delante para proyectar el futuro.

En este proceso la personalidad y el entorno interactúan resiprocamente.
Recursos personales y sociales, autoestima consistente, lazos afectivos significativos, la creatividad, humor positivo, red de pertenencia, posibilitan dar un sentido a la situación presente y permiten el surgimiento de alternativas de solución frente a la situación adversa.

Características de las personas resilientes

*La introspección. Que nos permite examinarnos, encontrar respuestas positivas frente a situaciones adversas, buscando los recursos que nos permitan accionar.

*La independencia. Mantener distancia emocional y física de la situación conflictiva, sin caer en el aislamiento.

*La interacción. Relacionarnos satisfactoriamente con otras personas. Buscar modelos, referentes, permitirnos recibir apoyo.

*Creatividad. Capacidad para crear nuevas situaciones de orden a partir del caos que posibiliten plantear nuevos objetivos superadores.

*Sentido del humor. Espíritu de positividad que permitan dar cabida a la esperanza como fuente de inspiración.

*Conciencia moral. Todos nuestros valores y creencias expansivas que sustentan nuestra identidad.

En los casos de duelos es fundamental que el entorno facilite la expresión del dolor, en este caso la escucha activa permitirá que afloren las emociones, permitiendo la contención, la confianza, comprendiendo la situación y respetando los tiempos del proceso, facilitando la recuperación.

El amor es el factor de resiliencia más poderoso.

Somos resilientes por naturaleza.

La PNL ayuda a las personas y grupos a atravesar situaciones adversas aprendiendo de las experiencias, haciendo conscientes los recursos que permiten recobrar el estado de bienestar.

martes, 16 de abril de 2013

Entrenemos nuestra mente.


Comparto esta entrevista donde se pone de manifiesto la importancia de nuestros pensamientos y como repercuten en nuestro organismo, en nuestra salud.
Ellos determinan la calidad de nuestra vida, nuestra actitud, la toma de desiciones, la capacidad establecer estrategias que nos posibilitan el cambio.
Podemos entrenar nuestra mente, generar programaciones, a través del lenguaje,  es muy importante la comunicación intrapersonal, nuestro diálogo interno,así un pensamiento positivo generará emociones positivas predisponiéndonos para acceder al  estado de bienestar.


Entrevista que La Vanguardia Digital le realizó al Dr. Mario Alonso Puig quien es Médico Especialista en Cirugía General y del Aparato Digestivo, Fellow de la Harvard University Medical School y miembro de la New York Academy of Sciences y de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia.
(IMA SANCHÍS - 18/10/ 2004)


- Más de 25 años ejerciendo de cirujano. ¿Conclusión?


-Puedo atestiguar que una persona ilusionada, comprometida y que confía en sí misma puede ir mucho más allá de lo que cabría esperar por su trayectoria.


- ¿Psiconeuroinmunobiología?


-Sí, es la ciencia que estudia la conexión que existe entre el pensamiento, la palabra, la mentalidad y la fisiología del ser humano. Una conexión que desafía el paradigma tradicional. El pensamiento y la palabra son una forma de energía vital que tiene la capacidad (y ha sido demostrado de forma sostenible) de interactuar con el organismo y producir cambios físicos muy profundos.


- ¿De qué se trata?


-Se ha demostrado en diversos estudios que un minuto entreteniendo un pensamiento negativo deja el sistema inmunitario en una situación delicada durante seis horas. El distrés, esa sensación de agobio permanente, produce cambios muy sorprendentes en el funcionamiento del cerebro y en la constelación hormonal.


- ¿Qué tipo de cambios?


-Tiene la capacidad de lesionar neuronas de la memoria y del aprendizaje localizadas en el hipocampo. Y afecta a nuestra capacidad intelectual porque deja sin riego sanguíneo aquellas zonas del cerebro más necesarias para tomar decisiones adecuadas.


- ¿Tenemos recursos para combatir al enemigo interior, o eso es cosa de sabios?


-Un valioso recurso contra la preocupación es llevar la atención a la respiración abdominal, que tiene por sí sola la capacidad de producir cambios en el cerebro. Favorece la secreción de hormonas como la serotonina y la endorfina y mejora la sintonía de ritmos cerebrales entre los dos hemisferios.


- ¿Cambiar la mente a través del cuerpo?


-Sí. Hay que sacar el foco de atención de esos pensamientos que nos están alterando, provocando desánimo, ira o preocupación, y que hacen que nuestras decisiones partan desde un punto de vista inadecuado. Es más inteligente, no más razonable, llevar el foco de atención a la respiración, que tiene la capacidad de serenar nuestro estado mental.

- ¿Dice que no hay que ser razonable?


-Siempre encontraremos razones para justificar nuestro mal humor, estrés o tristeza, y esa es una línea determinada de pensamiento. Pero cuando nos basamos en cómo queremos vivir, por ejemplo sin tristeza, aparece otra línea. Son más importantes el qué y el porqué . Lo que el corazón quiere sentir, la mente se lo acaba mostrando.


- Exagera.


-Cuando nuestro cerebro da un significado a algo, nosotros lo vivimos como la absoluta realidad, sin ser conscientes de que sólo es una interpretación de la realidad.


- Más recursos...


-La palabra es una forma de energía vital. Se ha podido fotografiar con tomografía de emisión de positrones cómo las personas que decidieron hablarse a sí mismas de una manera más positiva, específicamente personas con trastornos psiquiátricos, consiguieron remodelar físicamente su estructura cerebral, precisamente los circuitos que les generaban estas enfermedades.


- ¿Podemos cambiar nuestro cerebro con buenas palabras?


-Santiago Ramón y Cajal, premio Nobel de Medicina en 1906, dijo una frase tremendamente potente que en su momento pensamos que era metafórica. Ahora sabemos que es literal: "Todo ser humano, si se lo propone, puede ser escultor de su propio cerebro".


-¿Seguro que no exagera?


-No. Según cómo nos hablamos a nosotros mismos moldeamos nuestras emociones, que cambian nuestras percepciones. La transformación del observador (nosotros) altera el proceso observado. No vemos el mundo que es, vemos el mundo que somos.



- ¿Hablamos de filosofía o de ciencia?



-Las palabras por sí solas activan los núcleos amigdalinos. Pueden activar, por ejemplo, los núcleos del miedo que transforman las hormonas y los procesos mentales. Científicos de Harvard han demostrado que cuando la persona consigue reducir esa cacofonía interior y entrar en el silencio, las migrañas y el dolor coronario pueden reducirse un 80%.


- ¿Cuál es el efecto de las palabras no dichas?


-Solemos confundir nuestros puntos de vista con la verdad, y eso se transmite: la percepción va más allá de la razón. Según estudios de Albert Merhabian, de la Universidad de California (UCLA), el 93% del impacto de una comunicación va por debajo de la conciencia.


- ¿Por qué nos cuesta tanto cambiar?


-El miedo nos impide salir de la zona de confort, tendemos a la seguridad de lo conocido, y esa actitud nos impide realizarnos. Para crecer hay que salir de esa zona.


- La mayor parte de los actos de nuestra vida se rigen por el inconsciente.


-Reaccionamos según unos automatismos que hemos ido incorporando. Pensamos que la espontaneidad es un valor; pero para que haya espontaneidad primero ha de haber preparación, sino sólo hay automatismos. Cada vez estoy más convencido del poder que tiene el entrenamiento de la mente.


- Déme alguna pista.


-Cambie hábitos de pensamiento y entrene su integridad honrando su propia palabra. Cuando decimos "voy a hacer esto" y no lo hacemos alteramos físicamente nuestro cerebro. El mayor potencial es la conciencia.


- Ver lo que hay y aceptarlo.

-Si nos aceptamos por lo que somos y por lo que no somos, podemos cambiar. Lo que se resiste persiste. La aceptación es el núcleo de la transformación.

Fuente APNL