domingo, 9 de octubre de 2011

La autoestima.- nuestra valoración personal. -

Autoestima: Es conocerse a sí mismo. Valorarse. Reconocer errores y aprender a aprender de ellos. Tener confianza en uno mismo.

Reconocer nuestro grado de autoestima no sólo es importante para nosotros mismos sino también para proyectarnos con éxito en el logro de nuestros objetivos y establecer relaciones saludables.
Cuando cambiamos nuestra valoración personal, cambian nuestros pensamientos, nuestro estado emocional, enviamos mensajes positivos a nuestro cerebro y actuamos en consecuencia. Cuando mejora nuestro mundo interno, mejora la percepción del mundo externo.

Una buena autoestima nos permite:

Determinar nuestro grado de autonomía, equilibrio. Dispuestos a enfrentar situaciones de cambio.

Tomar decisiones con responsabilidad.

Saber reconocer nuestras capacidades y recursos disponibles.

Ser confiables y positivos.

Tener energía para enfrentar los desafíos, viéndolos como oportunidades de aprendizaje.

Ser creativos, buscar alternativas, adquirir flexibilidad.

Asumir compromisos, ser personas íntegras.

Ser responsables de nuestra realización personal, sabiendo que merecemos lograr los objetivos propuestos.

Actuar de manera asertiva, priorizando lo importante, sin interferencias ni manipulaciones.


Una buena autoestima, consistente, es el resultado que surge de reconocer quien soy (identidad) para que soy apto y que quiero ser. Así nos aceptamos y valoramos como la persona que somos, sin perturbarnos pensando en aquello que deberíamos ser.
La autoestima posibilita vivir con una actitud productiva orientada al éxito basada en pensamientos expansivos y la capacidad de emprender la acción.

 “Si crees totalmente en ti mismo, no habrá nada que esté fuera de   tus posibilidades”. Wayne Dyer.