lunes, 11 de abril de 2011

COMUNICACIÓN: LA ESCUCHA ACTIVA

“Nos han sido dadas dos orejas, pero sólo una boca para que
  podamos escuchar más y hablar menos”.(Zenón de Elea)


"Hablar es una necesidad, escuchar es un arte". (Goethe)



Escuchar no es un fenómeno sencillo, intervienen muchos factores no sólo en la forma que escuchamos sino también en la que nos escuchan.

Para lograr una comunicación efectiva que nos permita mejorar nuestra convivencia social es aconsejable desarrollar la escucha activa.

Muchas veces nos centramos en el acto de hablar, restándole importancia a escuchar lo que nuestro interlocutor nos quiere expresar.

Comunicarnos es como una danza donde el hablar y el escuchar se entrelazan, nos acercamos, se produce el rapport.

Algunas consideraciones con respecto a la escucha activa:

*Cuando escuchamos demostramos interés.

*Al escuchar obtengo información del mapa del otro, puedo compartir o no sus opiniones.

*Si escucho no hablo.

*El que escucha acompaña, no juzga.

*Si estoy abierto a la escucha, también puedo escucharme (diálogo interno).

*Hablamos para ser escuchados, la escucha da validez al habla.

*Escuchar es más que oír (percibir sonidos) implica interpretar, comprender, dar sentido a lo que oímos.

*La escucha no es el lado pasivo de la comunicación, como se supone, es completamente activo ya que este modo de escuchar requiere estar atentos a nuestro interlocutor, calibrarlo (atender a las señales no verbales) para de esta manera captar el real sentido de su mensaje.

*Escuchar activamente requiere apertura, aceptación de las diferencias y respeto mutuo.



Para la PNL quien lidera la comunicación es el que escucha. Así logramos actuar con inteligencia en nuestras relaciones interpersonales.

No hay comentarios: