domingo, 19 de septiembre de 2010

EL ÉXITO NO LLEGA POR CASUALIDAD. Dr.Lair Riveiro

En su única presentación en la Argentina ( 6 de septiembre) el Dr Lair Riveiro brindó dos conferencias, una de ellas El éxito no llega por casualidad. Basada en su libro homónimo.

Comparto algunas consideraciones:

En un mundo tan cambiante hay que cambiar para permanecer.
El éxito es conseguir lo que deseamos, sin detenernos y siempre buscar más, ponernos en marcha, saber lo que queremos, estar motivados y tener una estrategia para lograrlo. Es importante tener PACIENCIA, PERSEVERANCIA, SABER ESPERAR, ESTAR ATENTOS A LAS OPORTUNIDADES.

Ingredientes para lograr el éxito:

Autoestima

Como se siente Ud. como persona.

Para avanzar perdone el pasado.

Lo que piensen los otros no es su problema, libérese.

Visualice como quiere ser.

Tenga pensamientos positivos.

Adopte una postura se éxito (erguido, mirando al frente)

Comunicación

Comuníquese eficazmente, invitando más que intentando convencer.

Si Ud. mejora su comunicación más vale en el mercado.

Utilice el lenguaje adecuado a las personas que lo escuchan.

Comunicación no es hablar mucho, es decir lo justo.

Metas

Las metas nos ponen en movimiento.

Recuerde su meta constantemente.

Cuando tiene metas a futuro, el presente es más interesante.

*Actitud

Adopte una actitud positiva, optimista

Cambie su percepción, sea flexible, adáptese a los cambios.

Si se adapta a los cambios tendrá más posibilidades de éxito.

Los optimistas tienen mejor salud.

Trabajo

Trabaje de manera inteligente.

El trabajo es un hábito.

Utilice las estrategias adecuadas.

Piense cual es su eslabón más débil y focalícese en él.

Ambición (saludable)

La vida es una escuela se aprende haciendo.

El proceso de ambición nos mantiene vivos.

Estamos en una evolución constante.



La vida que ha creado, la ha creado Ud., no es producto de las circunstancias ¿está seguro que va a seguir obteniendo los resultados que desea?



Dr. Lair Riveiro

Nació en Brasil. Dr. En Medicina.

Postgrados en la Universidad de Harvard y en el Baylor Collage of Medicine de Houston.

Graduado en el Instituto de Neurolingüística de Nueva York y por el Instituto del Cerebro de Colorado.

Realiza entrenamientos en 20 países.

Es autor de 14 best-sellers.

sábado, 4 de septiembre de 2010

LOS OBSTÁCULOS EN EL CAMINO

Hace mucho tiempo, un rey colocó una gran roca obstaculizando un camino. Luego se escondió y miró para ver si alguien quitaba la piedra.

Algunos simplemente la rodearon. Muchos culparon a la autoridad por no mantener los caminos despejados, pero ninguno de ellos hizo nada para sacar la piedra del camino.

Un vecino del pueblo que vivía en el sitio más descampado, pasaba por allí exhausto con un fardo de leña sobre sus hombros; y la vio. Se detuvo, luego se aproximó a ella, puso su carga en el piso trabajosamente y trató de mover la roca a un lado del camino. Después de empujar y empujar hasta llegar a fatigarse mucho, con gran esfuerzo, lo logró. Mientras recogía su fardo de leña, vio una pequeña bolsita en el suelo, justamente donde antes había estado la roca. La bolsita contenía muchas monedas de oro y una nota del mismo rey diciendo que el premio era para la persona que removiera la roca como recompensa por despejar el camino.


Cada obstáculo puede estar disfrazando una oportunidad, tanto para ayudar a los demás como para ayudarte a ti mismo.

Ten presente cual es tu reacción frente a los retos que te plantea la vida.

Si un día se cierra una puerta, la solución no es dar la cabeza contra ella, sino preguntarte si no habrá alguna otra puerta que sí puedas abrir y pasar. Búscala

Aprende a ser persistente y tenaz.

Mantén tus ideales y convicciones.

No olvides el lenguaje que utilizas, una verdad puede decirse de muchas maneras, vigila tus modos de expresión.

Trata siempre de convertirte en lo mejor que puedas ser.

Muchos tienen miedo de desarrollar su potencial porque temen encontrarse con la piedra en el camino.

Todos tenemos en nuestro interior el potencial para desarrollarnos y poder enfrentar los desafíos.

Todo es cuestión de actitud.