domingo, 22 de agosto de 2010

Ocuparnos o preocuparnos.

Nos preocupamos cuando no nos ocupamos debidamente de aquellas situaciones difíciles que se nos presentan o nos ocupamos anticipadamente de algún hecho , suponiendo que lo que acontecerá nos influenciará de manera negativa, generándonos miedos , malestar, desconcierto.

Cuando deba enfrentar una situación problemática piense si la solución depende de Ud. de esta manera buscará las alternativas para encontrar la solución, por el contrario si la solución no depende de Ud. de nada le servirá preocuparse, evite involucrarse. Las preocupaciones actúan como virus mentales.

En ocasiones los pensamientos que desembocan en preocupaciones responden a que no instalamos en nuestra mente ideas positivas, potenciadoras, objetivos que nos motiven.

Las personas exitosas, activas, están enfocadas en sus objetivos, su mente se centra en aquello que es verdaderamente importante. Su estado emocional es positivo, no hay lugar para distracciones pensando en forma negativa con respecto al futuro, están abocados a la acción. La elección es simple: es UNA COSA O LA OTRA.

Tenga en cuenta una de las reglas de la mente:

La mente no puede mantener indefinidamente dos ideas opuestas o contradictoras sin generar conflicto.

Winston Churchill trabajaba 18 hs. durante la segunda guerra mundial cuando se le preguntó si no le preocupaban sus responsabilidades respondió:” Estoy demasiado ocupado, no tengo tiempo para preocuparme”.

Todos tendemos a magnificar situaciones negativas. Es necesario analizar objetivamente la situación, tomando distancia de ella (disociarnos) para buscar la solución posible, tomando el control, con acciones acertadas, en base a los recursos que disponemos.

sábado, 7 de agosto de 2010

SER O TENER ¿Cual es la clave del éxito?

Existe en la sociedad un modelo establecido de cómo ser una persona exitosa y generalmente está relacionado con obtener cosas cuantificables, bienes materiales.

Piense, cual es su propia definición de éxito.

Creo que cuando se trata del éxito en nuestra vida, los logros materiales, son insuficientes. El éxito supone también el saber vivir con pasión, alegría, entrega, compromiso desarrollando nuestro potencial interior.

Las personas exitosas son proactivas. Toman decisiones y se comprometen con ellas sin excusas. Saben motivarse y motivar. La motivación los mantiene vivos, atentos, alertas, los impulsa.

Las personas exitosas saben que tienen recursos para lograr lo que desean, tienen confianza en sus capacidades. Ejercitan su voluntad como si fuera un músculo, saben que tienen el control sobre lo que generan. Tienen armonía interior, son optimistas. Aprenden aún de los fracasos, saben que de ellos extraerán una enseñanza. Establecen relaciones saludables. Lideran.

Las personas exitosas invierten en si mismos, buscan el bien-estar. Son generosos, usan tanto la cabeza como el corazón. Incluyen en sus triunfos sus sueños hechos realidad.

El éxito personal se encuentra en los logros del día a día, en llegar a SER más que en TENER. En vivir de acuerdo a las reales convicciones.

A una persona exitosa se la recuerda, siempre.

"Si uno avanza con confianza en la dirección de sus sueños y se aviene a vivir la vida que imaginó, podrá encontrarse con el éxito inesperado en lo cotidiano." Henry D. Thoreau