domingo, 25 de julio de 2010

Para administrar el tiempo con eficacia

El tiempo es una variable que cada uno de nosotros maneja teniendo en cuenta nuestra realidad, por eso de nosotros depende administrarlo para optimizar su rendimiento.

Algunas sugerencias que pueden ayudarle para que pueda aumentar su productividad, gerenciando su tiempo.

  • Céntrese en lo que está haciendo, de ser posible haga una cosa a la vez. Obtendrá mejores resultados en menos tiempo.
  • Establezca prioridades, de esta manera podrá establecer un orden en sus tareas y tenga en cuenta que pueden surgir imprevistos.
  • Escriba sus objetivos.
  • Mantenga ordenado su lugar de trabajo.
  • Elimine la postergación. Si alguna tarea le resulta tediosa cuanto más rápido la resuelva más rápido se liberará.
  • Chequee sus creencias con respecto al tiempo:

-Creo que el tiempo es...
-Si tengo tiempo puedo...
-Debería tener tiempo para...
-¿Para qué me falta tiempo?

  • Sea más asertivo, diga No con más frecuencia, no se comprometa sólo por agradar o pensar en la reacción de los otros. Tome conciencia de que no se puede hacer todo y ser todo para todo el mundo, reducirá de esta manera el nivel de estrés.
  • Haga un paréntesis en sus tareas, aunque sea por unos minutos, haga algo diferente.
  • Delegue en otras personas, siempre que sea posible.
  • Maneje su caudal energético para optimizar sus tareas, puede estar todo el día en movimiento, de aquí para allá, sin obtener los resultados concretos, efectivos.
  • Sea consciente de sus recursos.
  • Dedique tiempo real para fomentar relaciones y espacios que le permitan disfrutar del tiempo libre.
  • Al finalizar el día medite y haga un balance de los resultados obtenidos, privilegie sus logros.
  • Viva el aquí y ahora, el presente es hoy.
Desde la PNL trabajamos para vivir el presente, el pasado nos permite recuperar recursos y pensamos en el futuro para proyectar objetivos.

domingo, 11 de julio de 2010

Un mundo mejor...

Había una vez un escritor que vivía en una playa tranquila, junto a un pueblo de pescadores. Todas las mañanas caminaba por la orilla del mar para inspirarse, y durante las tardes se quedaba en su casa, escribiendo.

Un día, caminando por la playa, divisó un bulto que daba la impresión de bailar. Al aproximarse vio que se trataba de un joven que recogía estrellas de mar en la playa una por una y las devolvía al océano.

-¿Por qué haces esto?- preguntó el escritor

-¿no se da usted cuenta?-replicó el joven.

La marea está baja y el sol brilla. Las estrellas se secarán y morirán si se quedan aquí en la arena.

-Joven existen miles de kilómetros de costa en este mundo y centenares de miles de estrellas de mar desparramadas por las playas. ¿Qué consigue con eso? Usted solo vuelve unas pocas al océano, de cualquier manera la mayoría morirán.

El joven tomó otra estrella de mar, la arrojó al océano, miró al escritor y dijo:

-Para ésta he conseguido algo.

Aquella noche el escritor no concilió el sueño, ni tampoco logró escribir.

Por la mañana muy temprano se dirigió a la playa. Se reunió con el joven y juntos comenzaron a devolver estrellas de mar al océano.

Cada uno de nosotros con muestras acciones, grandes o pequeñas, podemos contribuir a hacer este mundo mejor.

Cada instante de nuestra vida, es una nueva oportunidad para cambiar, crecer y superarnos.

¿Qué acciones estás dispuesto a realizar?

domingo, 4 de julio de 2010

PNL y la salud

La PNL aborda el tema de la salud desde cuatro pilares.

La salud como tal es considerada como un estado presente y en los casos de enfermedad como un estado deseado.

Estos pilares son:


  • La comunicación, la relación con los otros y con nosotros mismos. Somos seres sociales y necesitamos de las buenas relaciones que nos estimulen y nos permitan desarrollar estados emocionales positivos. Los vínculos son importantes tanto en la salud como en la enfermedad, son un soporte invalorable. Es de suma importancia cuando hablamos de comunicación nuestro diálogo interno, con un lenguaje positivo y potenciador. Además debemos ser congruentes (nuestro cuerpo y mente en sintonía). El estado de bienestar físico y mental nos permitirá estar bien con nosotros y con nuestro entorno. Creamos nuestra realidad en base a nuestras experiencias, creencias, valores, elecciones, pensamientos y estados emocionales. Todo influye en nuestra salud. Pensemos que cuando aparece el síntoma en nuestro cuerpo algo ha pasado antes en nuestra mente.

  • Objetivos claros, atractivos, motivadores nos ayudarán a lograr el estado deseado. Cuando hablamos de nuestra salud podremos hacer prevención.

  • Agudizar nuestros sentidos para estar atentos a las señales de nuestro cuerpo. Utilice todos los sentidos: escuche, saboree, goce, todo lo que le de placer le permitirá sentirse bien, cambiará sus experiencias interiores, sus pensamientos, experimentará emociones positivas.

  • La flexibilidad en la conducta permitirá hacer cambios de hábitos que resultan nocivos para el estado de bienestar y poder así, vivir plenamente.
La salud es el estado acerca del cual la medicina no tiene nada que decir  W.H. Auden.