domingo, 25 de abril de 2010

PNL y el uso de las metáforas

LA PALABRA METÁFORA TIENE SU RAIZ EN EL GRIEGO Y SIGNIFICA “LLEVAR MÁS ALLÁ”.

Cuando se la utiliza se trata de expresar una situación por medio de otra, con sentido figurado o simbólico, aunque ambas mantienen una relación.

 
En la construcción de metáforas utilizamos el lenguaje indirecto, que sugiere, que instala significados dejando que el que lo escucha o lee tome lo que necesita, para aportar soluciones a conflictos, para generar flexibilidad, para que surjan nuevas ideas y potencialidades.

 
La PNL utiliza el lenguaje metafórico ya que permite, a través de la analogía la apertura de mente necesaria en la búsqueda de soluciones.
 
Una metáfora eficaz debe:
  • Tener una estructura similar con el contenido de la situación planteada.
  • Buscar un contexto apropiado para crearla.
  • Permitir descubrir opciones que antes no fueron tenidas en cuenta.
  • Proporcionar una solución posible, sin mencionarla.
  • La historia o relato debe ser entretenido y permitir el aprendizaje. 
Los cuentos de hadas son metáforas, también lo son las parábolas bíblicas. Las metáforas son instrumentos de comunicación muy poderosos repercuten en nuestro cerebro tanto a nivel consciente como inconsciente, la línea argumental entretiene a nuestra parte consciente, mientras que el mensaje que quiere transmitir va al inconsciente.

Para crear una metáfora debemos examinar el estado presente del oyente y saber cual es su estado deseado, ese será el camino que recorrerá el relato.

domingo, 18 de abril de 2010

Comunicación - Calibrar -

Para la PNL calibrar es la habilidad para captar las sutilezas del lenguaje corporal.

Cuando nos comunicamos no sólo lo hacemos mediante palabras (lenguaje digital) sino también con nuestra fisiología (lenguaje analógico).

La calibración es la capacidad que podemos desarrollar para permitirnos observar los cambios en el conjunto del comportamiento no verbal que se producen en la fisiología de cualquier sujeto que se encuentra interactuando.

Cuando calibramos observamos de manera detallada y precisa todas las variaciones que se producen en el nivel analógico del sujeto, pudiendo detectar así los cambios que nos permitirán conocer sus estados internos.

Con la calibración podemos lograr:
  • Conocer como nuestro interlocutor estructura su pensamiento.
  • Darnos cuenta si nos presta o no atención.
  • Detectar incongruencias entre lo que piensa y los gestos que realiza.
  • Si nos miente.
  • Cual es su estado físico.
  • Entenderlo sin necesidad de que nos hable.
Debemos prestar atención a:
  • Movimientos oculares
  • Color de la piel
  • Tono y movimientos musculares
  • Postura corporal
  • Movimientos de las manos
  • Tono y ritmo de voz
  • Respiración
Si desarrollamos esta habilidad podremos conocer y entender al otro, sintonizar mejor, logrando así una comunicación plena.
 

sábado, 3 de abril de 2010

Lograr un objetivo requiere de nuestra ACCIÓN

Las personas que saben vivir persiguen sus sueños.
Y cuando los alcanzan su recompensa es el éxito.
Una de las claves para lograr nuestros objetivos y ser exitosos es “soñar de noche y trabajar de día”
Si quiere lograr su objetivo, comprométase con él y emprenda la acción de manera inmediata.

Es la acción y solo la acción la que produce resultados. Por mucho que sueñe, planifique, desee o anhele, nada logrará si no lleva su objetivo al plano de la acción.
Una de las grandes claves para lograr objetivos es ponerse en movimiento tan pronto como el objetivo se ha establecido. Hay que comenzar a generar impulso. Cuando algo comienza a moverse y va ganando velocidad, cada vez es más difícil pararlo.

Si ha tomado la decisión y el compromiso de lograr un objetivo que verdaderamente desea no demore su puesta en marcha. Ha llegado el momento de dar el primer paso, aunque sea pequeño, en pos de su consecución.
Haga esa llamada, compre unas zapatillas de deporte, comience a escribir, inscríbase en ese curso, levántese una hora antes,… inicie de inmediato una primera acción que lo ponga en movimiento.
Todo camino, aunque sea de 1.000 kilómetros comienza con un paso. Lo importante una vez que está clara la dirección es ponerse en movimiento y comenzar a andar camino.

El principal problema para muchas personas a la hora de perseguir sus objetivos es que se mantienen esperando que aparezca el momento perfecto para ponerse en marcha. Para ellos siempre es demasiado pronto, demasiado tarde, necesitan estar más tranquilos, tener una mejor situación,… y la lista podría continuar con muchas “razones” más por las que no pueden ponerse en marcha. Eso son simples excusas mentales. El “momento ideal” para empezar jamás llegará. Si su objetivo es verdaderamente importante para UD, el mejor momento para comenzar es AHORA mismo.

La ACCIÓN y solo la ACCIÓN lo llevará a donde quiere llegar.