domingo, 11 de julio de 2010

Un mundo mejor...

Había una vez un escritor que vivía en una playa tranquila, junto a un pueblo de pescadores. Todas las mañanas caminaba por la orilla del mar para inspirarse, y durante las tardes se quedaba en su casa, escribiendo.

Un día, caminando por la playa, divisó un bulto que daba la impresión de bailar. Al aproximarse vio que se trataba de un joven que recogía estrellas de mar en la playa una por una y las devolvía al océano.

-¿Por qué haces esto?- preguntó el escritor

-¿no se da usted cuenta?-replicó el joven.

La marea está baja y el sol brilla. Las estrellas se secarán y morirán si se quedan aquí en la arena.

-Joven existen miles de kilómetros de costa en este mundo y centenares de miles de estrellas de mar desparramadas por las playas. ¿Qué consigue con eso? Usted solo vuelve unas pocas al océano, de cualquier manera la mayoría morirán.

El joven tomó otra estrella de mar, la arrojó al océano, miró al escritor y dijo:

-Para ésta he conseguido algo.

Aquella noche el escritor no concilió el sueño, ni tampoco logró escribir.

Por la mañana muy temprano se dirigió a la playa. Se reunió con el joven y juntos comenzaron a devolver estrellas de mar al océano.

Cada uno de nosotros con muestras acciones, grandes o pequeñas, podemos contribuir a hacer este mundo mejor.

Cada instante de nuestra vida, es una nueva oportunidad para cambiar, crecer y superarnos.

¿Qué acciones estás dispuesto a realizar?