domingo, 7 de febrero de 2010

Nuestro diálogo interno para el logro de objetivos

“Tanto si cree que puede hacerlo, como si cree que no puede, está en lo cierto”.
Cuando nos proponemos un objetivo es muy importante tener en cuenta como nos vemos, sentimos y cuales son las palabras que utilizamos en nuestro diálogo interno.
Somos lo que creemos ser. Si utilizamos palabras limitantes nos resultará difícil desarrollar nuestro potencial.

No puedo.
Lo dejo para más adelante.
Es difícil.
No lo merezco.
No tengo suerte.
No sé por donde empezar.
Tengo miedo al fracaso.
No soy responsable.

Estos pensamientos determinarán muestro comportamiento y nuestro accionar.
Cuando un objetivo parece difícil o inalcanzable nuestra mente hará todo lo posible para “no lograrlo” a través de los pensamientos, estados de ánimo y el lenguaje, que conducirán a la inactividad.

La PNL propone cambiar el diálogo interno, reemplazar los patrones mentales que nos bloquean y reemplazarlos por afirmaciones que nos potencien.
Así ya no habrá excusas para perseguir nuestros sueños.

“Una persona usualmente se convierte en aquello que cree que es.
Si yo sigo diciéndome que no puedo hacer algo es posible que Yo termine siendo incapaz de hacerlo. Por el contrario si tengo la creencia que si puedo hacerlo con seguridad adquiriré la capacidad de realizarlo aunque no lo haya tenido al principio” (Gandhi).