domingo, 31 de enero de 2010

Comunicar con efectividad

Todos tenemos nuestro estilo de comunicación, aunque es conveniente adaptarlo a nuestro interlocutor para entendernos mejor, sin dejar de ser fieles a nuestro estilo.


ESTILO MINUCIOSO: Corresponde a personas perfeccionistas, independiente, reservada. Exige una comunicación precisa, con datos y conclusiones bien justificadas.


ESTILO DOMINANTE: Personas directas, seguras. Requiere una comunicación breve, concisa, enfocada en las conclusiones.

ESTILO AMIGABLE: Personas pacientes, saben escuchar, sensibles.
Requiere una comunicación sin presiones para decidir, con opciones.
El entorno y los detalles deben ser cuidados.

ESTILO INFLUYENTE: Personas entusiastas, persuasivas, muy habladoras. La comunicación es conceptual, visual, estimulante.

COMO COMUNICAR

Busque el momento oportuno, sobre todo si el tema es conflictivo.

Concéntrese en lo que realmente quiere decir, evite acusaciones y buscar culpables.

Tenga en cuenta la intención positiva.

Evite originar malos entendidos omitiendo información que resulte
valiosa para el mejor entendimiento de aquello que quiere comunicar.

No recurra a comparaciones y juicios de valor.

Compruebe que se entendió su mensaje, la respuesta que recibirá
será la mejor señal.


Su fisiología, pequeños gestos y palabras deben ser congruentes.

Escuche de manera comprensiva y atenta, demuestre interés por lo que el otro piensa y siente.

Si no comprende, pregunte.

Observe a su interlocutor más allá de sus palabras, tendrá así una idea de su estado emocional, esto es muy importante para establecer sintonía.

Recuerde que el éxito de la comunicación se da cuando ambas partes logran entenderse más allá de las diferencias.