miércoles, 29 de julio de 2009

Cree en ti

Cree en Ti y en tu visión de futuro. Rodéate de aquellos que creen en ti y te ayudarán a alcanzar tu meta.

Mantén vivo tu sueño a pesar en los desafíos que acechan por tu camino.

Siempre habrá algunos que intentan robar tu sueño con críticas o risas.

No entienden aquello que te impulsa a llegar más allá.

No hay derrota en la inercia, tampoco hay éxito. Sólo si corres los riesgos que los demás temen, podrás alcanzar la excelencia.

Los cambios pueden ser aterradores, pero sólo a través de ellos podrás crecer.

Sólo si te desafías con lo que parece imposible podrás saber cuánto puedes alcanzar.

Sólo una es la clave del éxito: persevera hasta triunfar. Es posible que mucho debas cambiar, pero puedes hacerlo.

La semilla de la excelencia está dentro de ti. Aliméntala y no habrá nada que no puedas hacer. (Autor desconocido)

Piensa cual es tu actitud frente a la vida, cómo reaccionas frente a los obstáculos. Si una puerta se cierra no te des contra ella, piensa si al lado o en otra dirección no hay otra puerta que se abrirá, aunque para llegar a ella debas dar algunos rodeos. Utiliza tus recursos, se persistente y tenaz. Conviértete en lo mejor que puedas ser.

Aún la persona más pequeña tiene el potencial más grande si utiliza su “equipo interior”.

Festeja tus logros. Toma nota de ellos.

Debes ser tu propio mentor y sponsor.

Aplica tus recursos en todas las áreas de tu vida.

Elige en tu diario vivir emociones positivas: amor, pasión, alegría, confianza, optimismo, positividad, amabilidad, gratificación, aceptación, se proactivo. Ellas son motivadoras

Elimina las emociones negativas: pesimismo, apatía, frustración, desánimo, tristeza, enojo, temor, ansiedad, resentimiento, irritabilidad, que boicotearán el logro de tus sueños. Las emociones negativas nos impiden pensar de manera efectiva y clara, influyen en nuestro estado de bienestar, en la forma de comunicarnos, de resolver los conflictos, de controlar el stress, en nuestra relación con el entorno.

Todo lo que se hace con pasión se convierte en importante.

viernes, 24 de julio de 2009

PNL - La autoestima

La autoestima remite a la imagen que tenemos de nosotros mismos, a nuestra identidad.

En términos de la PNL la identidad se entiende como el mapa personal. Este mapa se construye en base a nuestra forma de vida y las respuestas que recibimos de nuestro entorno.

Todos tenemos la imagen mental de cómo creemos que somos y está llena de imágenes sensoriales que son determinantes en el momento de actuar. Si esa imagen nos es funcional nos facilitará activar los recursos que necesitamos para sentirnos bien y poder tomar decisiones. De lo contrario podremos mejorarla.

Una buena autoestima será beneficiosa a la hora de relacionarnos, de actuar, de desarrollarnos en distintas áreas de nuestra vida y estar equilibrados emocionalmente. La autoestima se sustenta en la valoración personal, en la aceptación, en la confianza que nos hace sentir competentes, aumentando nuestras expectativas para proyectarnos hacia las metas que deseamos alcanzar y eso nos llevará al éxito, para ello es muy estimulante recordar y disfrutar de todo lo que ya hemos logrado.

Evita los pensamientos limitantes. El pensamiento limitante te dirá: “Hasta aquí llegaste, confórmate”. Un pensamiento positivo será: “Hoy llegué hasta acá, pero sé que mañana iré por mucho más”.

Una buena autoestima nos permite posicionarnos mejor para hacer frente a las exigencias diarias, nos ayuda a recuperarnos de las situaciones adversas con mayor rapidez, aumenta la energía para salir adelante, ya que tenemos confianza en nosotros mismos.

Nuestra autoestima se nutre de nuestras creencias. Si consideras que debes cambiar alguna ¡manos a la obra! Cuando aprendemos a conocernos, tenemos la oportunidad de empezar a cambiar y diseñar esa nueva imagen que anhelamos, que nos permitirá alcanzar nuestros sueños, muchas veces postergados por sentimientos de incapacidad, temor, miedo al “que dirán” o por propios juicios limitantes. No seas tiránico contigo mismo, date tiempo, pero no te detengas.

Les propongo un ejercicio: Siéntense cómodamente, pueden cerrar los ojos si lo desean, adopten una posición erguida, cabeza en alto, hombros hacia atrás, respiren profundamente, relájense.

Piensen sólo en Uds. y véanse como si estuvieran fuera de su cuerpo, disociados, realicen las siguientes preguntas y al responder sean lo más descriptivos posible y usen todos sus sentidos:

  • ¿Quién soy?
  • ¿Me agrada mi imagen?
  • ¿Estoy a gusto conmigo mismo?
  • ¿Que aspectos de mi persona me hacen sentir bien?
  • ¿Cuáles son mis fortalezas?
  • ¿Qué cambios considero serían beneficiosos?
  • ¿Cómo es mi vida?
  • ¿Estoy cómodo con la vida que llevo?
  • ¿Qué me agrada, qué me desagrada?
  • ¿Doy lo mejor de mí o podría dar más?
  • Cuándo no logro un objetivo ¿me resigno o sigo intentándolo?
  • ¿Cuáles son mis emociones más comunes?
  • ¿Qué emociones prefiero experimentar?
  • ¿Qué emociones descartaría?
  • ¿Me quiero y me respeto?
  • ¿Me siento querido y respetado?

Proyecte su imagen actual y luego la que quisiera tener, visualícelas.

Integre los aspectos positivos de una y otra. Deténganse por unos minutos a disfrutar de la “nueva imagen” que han creado.

Con este ejercicio han buceado en su interior y créanme “El camino más difícil es el camino hacia el interior, el del autoconocimiento”.

Es importante tener en cuenta que cuando realizamos cambios para mejorar nuestra autoestima también se producen cambios en otras áreas de nuestra vida.

La Psicoterapeuta familiar Virginia Satir escribió en su libro “Crear Personas”: “Soy dueño de todo lo que hay en mi cuerpo y mi mente: mis sentimientos y todos mis actos. Soy dueño de mis fantasías, mis esperanzas y temores. Soy dueño de mis triunfos y éxitos, de todos mis fracasos y errores. Puedo amarme a mí y a los demás y ser amistoso conmigo en todas mis partes. Me pertenezco y por lo tanto puedo construirme. Yo soy Yo y estoy bien”.

Dice Osho: “Todo el reino es para Ti y solo tienes que reclamarlo. Pero no puedes siquiera reclamarlo, si en tu oscuridad, crees que nada vales, que eres un mendigo. El tesoro está ahí, seguirá en lo oscuro mientras no confíes en Ti”.

sábado, 11 de julio de 2009

Para ser felices

Lo que determina la felicidad o la infelicidad depende de nuestros estados internos, de nuestro diálogo interior, de la interacción con nuestro entorno, de los pensamientos que instalamos en nuestra mente. Sólo nosotros podemos estar en nuestra mente y así elegimos como pensar y actuar.

Tal Ben Shadar (profesor, filósofo y sociólogo israelita) define en su libro “Ganar felicidad” a la felicidad como la experiencia global de placer y significado. “Una persona feliz disfruta de emociones positivas y percibe que su vida tiene sentido. Para disfrutar de la felicidad duradera debemos disfrutar el trayecto hacia un destino valioso. La felicidad no consiste en llegar a la cima de la montaña, ni tampoco ascender sin rumbo fijo hacia ella, la felicidad es la experiencia de llegar hacia la cumbre”.

El autor propone seis tips para lograr la felicidad:

  • Darse permiso para ser humanos: no rechazar las emociones, aceptarlas sean positivas o negativas.
  • La felicidad reside en la interacción entre el placer y el significado: todo lo que hacemos debe ser placentero pero también significativo.
  • Tener presente que la felicidad depende de nuestro estado mental, no de nuestro status social o cuenta bancaria: depende de nosotros ver el vaso medio lleno o medio vacío.
  • Simplificar: no ocuparnos en demasía, es mejor elegir con inteligencia qué es lo que en verdad queremos.
  • Recordar siempre la conexión entre cuerpo y mente: el ejercicio regular, el buen sueño, y la alimentación equilibrada favorece tanto la salud física como la mental.
  • Expresar gratitud siempre que sea posible, aprender a saborear las pequeñas cosas de la vida ya sea en los demás, en la naturaleza o en la comida.

Ahora piensa: Tienes la oportunidad de vivir la vida con intensidad, con amor y confianza. Permítete ser feliz dejando que fluya lo mejor de tu interior.

La felicidad reside en disfrutar lo que se tiene, aún las pequeñas cosas cotidianas, y no en poseer mucho.

La sabiduría popular afirma que no es más feliz el que más posee, sino el que valora lo que tiene y sabe disfrutarlo y compartirlo.

En la sociedad actual terminamos acostumbrándonos a lo que poseemos y por esa razón tendemos a no valorarlo.

Un estudio de la revista Psychological Sciencie señala que para ser feliz es importante que tengamos bajo control el deseo por las cosas que aún no tenemos o hemos logrado, para evitar los sentimientos de frustración.

La autoestima es imprescindible y esencial para lograr sentirnos felices, soñar, estar motivados, ser optimistas para el logro de nuestras metas, sin dejar de disfrutar el aquí y ahora.

LA FELICIDAD NO ESTÁ AFUERA, ESTÁ EN MUESTRA MENTE.

¡Que seas muy feliz!

sábado, 4 de julio de 2009

PNL y el cambio de creencias

Con frecuencia pensamos que el cambio de una creencia limitante es difícil y que generará conflictos.

Lo cierto es que a lo largo de nuestra vida descartamos de manera automática muchas creencias. Muchas veces las dificultades surgen cuando tratamos de hacerlo sin respetar el Ciclo Natural del Cambio de Creencias. Si respetamos este ciclo natural, el cambio suele ser muy sencillo.

Robert Dilts en su libro “El poder de la palabra” se refiere a los pasos fundamentales para cambiar una creencia limitante e instalar una expansiva:

  • Querer creer: Quiero creer que esta nueva creencia es beneficiosa, responde a mis expectativas y producirá efectos positivos en mi vida.
  • Abiertos a creer: Es una experiencia muy estimulante, cuando estamos abiertos a creer, no tengo pleno convencimiento, pero estoy dispuesto a intentarlo.
  • Creyendo ya: Nos hemos comprometido con la nueva creencia, ya no hay dudas sobre la nueva creencia.
  • Abiertos a dudar: Estar abiertos a dudar es el complemento de estar abiertos a creer. Considero si la creencia que quiero reemplazar ya no sea útil en la realidad actual. Puedo preguntarme: ¿Cuál es el propósito al que ha servido esta creencia? ¿Existen otros medios para lograr el mismo propósito que sean menos limitantes y más enriquecedores?
  • Recordar lo que solíamos creer: Cuando dejamos de lado una creencia limitante no la olvidamos de manera automática, sólo cambia el efecto emocional que ejercía en nosotros, no ejerce influencia en nuestros pensamientos y conductas, ya no forma parte de nuestra realidad.
  • Confianza: Emocionalmente la confianza está relacionada con la esperanza, con la expectativa. La confianza permite que el cambio de creencias sea más ecológico.
Nos resultará más sencillo el cambio de creencia cuando nuestros estados internos (físico- psicológico y emocional) sean positivos, ya que nos permitirán actuar con mayor flexibilidad. Ellos nos proveerán de los recursos que necesitamos.

Las creencias limitantes generan conductas rígidas. Si logramos identificar las creencias que las sustentan podremos preguntarnos:
¿De dónde proviene esta creencia?
  • es aprendida
  • de algo que haya experimentado
  • es algo que considera universal

Compare el momento en que incorporó esta creencia con el aquí y ahora, piense si sigue siendo importante o lo limita.

Estas preguntas puede llevarlas a todas las áreas de su vida.

Crea en Ud. mismo, que puede cambiar, que tiene los recursos, otras opciones. El sólo hecho de creer que se puede marca la diferencia.

Somos aquello en lo que creemos.