domingo, 28 de junio de 2009

Creencias

Las creencias son verdades, juicios de valor que nos permiten sostener nuestras capacidades y comportamientos.

Son mandatos transmitidos desde que nacemos por nuestro entorno familiar, social y cultural. Generan estilos de elección.

Constituyen un filtro muy poderoso a través del cual percibimos la realidad, se activan de manera inconciente, así tendemos dar como cierto aquello que creemos. No se basan en la lógica. Colaboran en el diseño de nuestro Mapa del Mundo y de esta manera pensamos, nos comunicamos y actuamos. Las creencias generan comportamientos.

Las creencias pueden favorecer o limitar conductas.

La PNL nos permite reconocerlas. Ud. puede mantener, crear y descartar creencias.

Podemos cambiar creencias en la medida que modificamos nuestro sistema de representación de la realidad, cuando comenzamos a transitar por caminos diferentes, cuando nos atrevemos al cambio. Es importante identificar creencias sobre Ud. mismo cuando siente el impulso de realizar cambios en su vida.

¿Hay algo que hoy crea se Ud. que no creyera hace unos años?

¿Qué cree hoy de Ud. que antes no creía?

Cuando nos preguntamos o preguntamos ¿por qué? Se activan las creencias.

Hay dos tipos de creencias:

  • Expansivas: son las que amplían nuestro Mapa del Mundo, nos permiten evolucionar, nos abren puertas, mejoran nuestra calidad de vida. Ej: soy buena docente.
  • Limitantes: Nos impiden avanzar, proyectar, ampliar nuestro Mapa. Ej: no puedo subir a un avión.

Las creencias limitantes están relacionadas determinados estados internos:

  • La desesperanza: “Creo que no voy a poder lograrlo”
  • La impotencia: “Creo que no soy capaz de lograrlo”
  • La ausencia de mérito: “No me lo merezco”

Las creencias limitantes operan como virus mentales, son obstáculos en todo proceso de cambio. Si logramos identificarlas podremos reemplazarlas por creencias expansivas que nos permitirán ampliar nuestra percepción de la realidad, cambiar conductas, plantear objetivos, conectarnos con la esperanza, con nuestras capacidades hasta ahora desconocidas, con el sentido de valía y pertenencia.

En el cambio de creencias es importante determinar cuales son sus expectativas, así podrá tomar conciencia de sus capacidades dormidas que no le permiten, aún, alcanzar los objetivos deseados. Para ello la motivación es fundamental.

Piense en el cerebro como un ordenador que es necesario actualizar. De él podrá sacar contenidos y agregar otros nuevos que sirvan a sus propósitos. Es fundamental contar con un buen antivirus que detectará todo aquello que lo limita en sus actividades, relaciones y proyectos. Así será más flexible.

Le propongo este ejercicio para detectar creencias. Recuerde que las creencias son certezas, afirmaciones contundentes:

  • Escriba cuales son las creencias expansivas sobre Ud. mismo.
  • Escriba qué creencias limitantes reconoce en Ud. y desea cambiar. Junto a estas
    creencias escriba la creencia expansiva que la reemplazará. Plantéela en
    positivo.

Este ejercicio puede llevarle varios días, analice cada área de su vida. Tómese su tiempo, cuantas más identifique, mejor.

Para tener en cuenta: “Tanto si cree que puede hacerlo, como si cree que no puede hacerlo está en lo cierto”.

sábado, 20 de junio de 2009

Cuento: ¿Dónde colocas tú la sal?

El viejo maestro pidió a un joven triste que colocase una mano llena de sal en un vaso de agua y la bebiese.
-¿Cuál es el gusto?- Preguntó el maestro.
-Horrible!!!- dijo el aprendiz.
El maestro sonrió y pidió al joven que tomase otra mano llena de sal y la llevase a un lago.
Los dos caminaron en silencio y el joven tiró la sal en el lago.
Entonces el viejo dijo:
-Bebe un poco de esa agua.
En cuanto el joven bebió el maestro le preguntó: ¿Cuál es el gusto?
-Bueno- dijo el muchacho.
-¿Sientes el gusto de la sal?- Preguntó el maestro.
-No- dijo el joven.
El maestro, entonces se sentó al lado del joven, tomó una de sus manos y dijo:
“El dolor en la vida de una persona no cambia. Aunque el sabor de ese dolor depende de donde lo colocamos. Cuando sientas un dolor, la única cosa que debes hacer es aumentar el sentido de todo lo que está a tu alrededor. Y dar más valor a lo que tienes que a lo que has perdido”. En otras palabras: Es dejar de ser vaso para convertirte en lago.

domingo, 14 de junio de 2009

Las crisis: una oportunidad

Las crisis son estados emocionales que requieren de nuestra atención.

A lo largo de nuestra vida atravesamos por diferentes crisis personales: un cambio no deseado, una pérdida, una ruptura afectiva, una enfermedad, problemas económicos, etc.

En algunos casos se producen por acumulación de situaciones problemáticas (internas o externas) que no fueron resueltas en su momento. Otras se desencadenan de manera imprevista. En ambos casos nos exigen evaluar y resolver, tomar el control de la situación.

Las crisis nos enfrentan a lo desconocido, generan temor, nos hacen sentir vulnerables, nos obligan a salir de nuestra "zona de comodidad", de lo cotidiano, nos plantean una lección que debemos aprender.

Para ello es necesario revisar nuestro ser interior y también nuestro entorno. Es allí donde debemos reflexionar para ser creativos. Esto nos permitirá reformular nuestro mapa mental, conocernos, crecer y darle un nuevo sentido a nuestra vida.

Entre la crisis y su resolución hay una etapa de transición necesaria para re-pensarnos, re-encontrarnos, aquí es muy importante tener una actitud positiva, ampliar nuestras opciones y actualizar nuestros recursos, es allí donde encontraremos las respuestas.

Es conveniente no aislarse, si es necesario busque ayuda profesional y fundamentalmente rodéese de afecto.

Cuando nos re-pensamos nuestro interior cambia. El sufrimiento, las dudas, la confusión, la angustia dan paso a la ilusión, la esperanza, sentimos que hemos cambiado, tenemos nuevos intereses y prioridades.

Ante una situación de crisis, es importante tomar conciencia de los hechos que la han desencadenado, dado que solemos reaccionar en forma desmedida ante determinadas situaciones y no nos detenemos a pensar cual es la raiz del problema que la ocasiona y en cuanto nos afecta.

Sugiero hacer una lista de los últimos acontecimientos vividos, piense como le han afectado, qué pensamientos y emociones le generaron y cuales serían los cambios que debería realizar. De esta manera tendrá una real dimensión de su realidad actual (estado presente). Piense en soluciones concretas que le ayudarán a sentirse mejor, elevar su autoestima, sentirse fortalecido y motivado (estado deseado).

La PNL nos permite producir cambios en nuestro mapa, así podemos "darnos cuenta", "percatarnos" de realizar los cambios, utilizando nuestros recursos internos que nos permitirán renovar nuestras ideas y proyectarnos hacia el futuro de manera positiva.

Esta capacidad de reaccionar y recuperarnos de las adversidades se denomina "Resiliencia", implica una serie de cualidades que generan el proceso de transformación, obedece al impuso vital del ser humano a unir energías para salir adelante.

Recuerde: En el mundo todo está en constante evolución y nosotros también.

La crisis según Einstein

"La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia, como el día nace de la noche oscura. En la crisis nace la inventiva, los descubrimientos y las estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar superado.

Quién atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones. La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia .El problema de los hombres y los países es la pereza para encontrar la salida y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla y callar en la crisis es exaltar el conformismo.

En vez de esto, trabajemos duro. Acabemos de una vez con la crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla".

sábado, 6 de junio de 2009

Programar un buen descanso

Un sencillo ejercicio para disfrutar de un sueño reparador para estar en buena forma al despertar.
Con frecuencia, hay personas que, al despertar por la mañana sienten que no han descansado lo suficiente, que no ha dormido bien.
Sin embargo, el organismo humano es capaz de recuperarse del desgaste diario solamente durmiendo unas pocas horas. La clave está en la calidad del sueño.

Para tener un sueño reparador, podemos pedir ayuda a nuestro inconsciente.

La siguiente estrategia de PNL ayuda a dormirse antes y mejorar el tiempo que tenemos disponible para dormir:
  • Acostados, boca arriba debemos regular la respiración. Fíjate durante unos segundos en el aire, como entra y como sale de tu organismo. Intenta mantenerte concentrado en la respiración: siente el contacto del aire entrando por las fosas nasales, como se hincha el tórax y como sale más caliente. Esto nos permitirá iniciar el sueño lo más sosegado posible.
  • Formula en términos positivos cual va a ser tu estado al despertar mañana. Repítete a ti mismo frases como:

“Voy a dormir profundamente y con pleno descanso”
“Mañana me levantaré pletórico y lleno de ganas de iniciar el día"
“Voy a amanecer descansado y relajado”

Estas frases, dichas en ese momento de relajación, funcionan como las sugestiones de un hipnoterapeuta. El subconsciente se deja influir por las órdenes del cerebro consciente e incluso si lo programamos así, es capaz de despertarnos a una hora determinada sin ayuda del despertador. Repite este método durante un par de semanas, con un poco de disciplina pronto notarás los resultados. Al final completarás el proceso de manera automática y sin esfuerzo.

Salvador A. Carrión

Director del Instituto Español de PNL

Controlar el stress

El Dr. Deepra Chopra define el estrés como “la acumulación de presiones de la vida diaria que ponen a prueba la habilidad del individuo para enfrentarlas”.

Esta situación se ha incrementado en los últimos años ya que vivimos en sociedades cada vez más competitivas, que nos enfrenta a diario a retos que ha veces no podemos eludir.

Actualmente, las ciudades tienen un elevado grado de contaminación, donde el movimiento es caótico, donde nadie se fija en nadie. Las personas actuamos como autómatas, nos agredimos unos a otros y nos vamos perdiendo dentro de un mundo vertiginoso. Muchas veces perdemos el sentido de vida y nos mantenemos en un estado de estrés constante generándonos estados de ansiedad, impotencia, angustia y en casos extremos depresión. Esto repercutirá directamente en nuestra salud ya que el estrés provoca reacciones neuroquímicas y musculares, hay un gasto extra de energía y por lo tanto se debilita nuestro sistema inmunológico.

Trastornos emocionales, patologías físicas, insomnio, son respuestas a las presiones que vivimos a diario.

Recursos como la flexibilidad en la conducta, la toma de decisiones, estar atentos a nuestro diálogo interno, establecer prioridades, saber delegar, cuidar nuestra ecología, ser asertivos, permitirnos el disfrute, deshacernos de creencias que nos limitan, nos permitirán manejar los factores que nos provocan este estado. Cuando tomamos conciencia de la situación que nos causa estrés podríamos preguntarnos:
  • ¿Qué hago con esto?
  • ¿Me ocupo o me preocupo?
  • ¿Cómo elijo sentirme ante esta situación?
Podemos pensar que la situación en vez de convertirse en un problema es una oportunidad, de esta manera estamos quitándole dramatismo, dándonos la opción de instalar en nuestra mente pensamientos positivos.

Recuerde que siempre que esté dispuesto, su mente lo ayudará a encontrar los recursos que necesite para enfrentar los retos que se presentan a diario.La vida es valiosa, nuestro tiempo también, los problemas serán problemas en la medida que nosotros con nuestros pensamientos le demos poder.