lunes, 11 de mayo de 2009

Comunicarnos de manera asertiva

A menudo, en pos de mantener buenas relaciones, no nos atrevemos a decir lo que a veces nos resulta difícil de pronunciar la palabra NO.

Estar pendientes de los requerimientos de los otros nos distrae y nos resta tiempo y espacio para ocuparnos de nuestros intereses. Actuando de esta forma nuestra autoestima se va deteriorando.

Decir SI cuando quiero decir NO desgasta nuestra comunicación.

Si dejamos de dar cabida a nuestros deseos, depositaremos en el otro nuestra frustración y finalmente lo culparemos por nuestro descontento, provocando así, un quiebre en la comunicación.

“Para cuidar una relación y mantener una buena comunicación no es necesario complacer todo el tiempo”.

Pero ¿cómo decir NO sin dañar la relación? La respuesta es sencilla siendo ASERTIVOS.

Un pensamiento y por consiguiente una conducta asertiva es hacer valer nuestra voluntad, deseos, sin imponerlos, es decidir defender nuestros espacios, sin ser agresivos.

Si ponemos en práctica el pensamiento asertivo cuidaremos nuestra autoestima, podremos mantener relaciones auténticas y sinceras. Es una manera sana de comunicarnos, dejamos de ser pasivos, pudiendo expresar nuestros intereses.

La sinceridad, la claridad y la firmeza son características fundamentales de la asertividad.

Nuestras respuestas asertivas deben incluir un mensaje positivo y ser enunciadas en primera persona.

Si nos preguntan ¿quieres ir al cine?

Podríamos responder: No, no te das cuenta que estoy cansada/o.

O podríamos responder: Estoy muy cansada/o ¿te parece que lo dejemos para otro día?

La asertividad es un estilo de comunicación que nos permite expresarnos de manera apropiada, respeta los límites, sin violar el de los demás.

Cuando interactuamos con asertividad ambas partes logran sentirse mejor.